Los nano satélites llegan a darle una mano a la IoT

0

El acceso en cualquier momento y en cualquier lugar a los dispositivos que cuentan con la tecnología del internet de las cosas (IoT) y la gran cantidad de data, o Big Data, que estos generan a menudo se extiende mucho más allá de las capacidades del internet inalámbrico terrestre, como las redes de celulares y wifi tradicionales, es por esto que la tecnología 5G ha estado en la palestra pública estos meses, pero, ¿Qué están haciendo las empresas ahora?, están mirando al cielo y han pedido ayuda, literalmente.

Al menos 6 compañías están prestando un tipo de solución más allá de la última frontera,  tienen conectividad con sus dispositivos o maquinarias con tecnología IoT directa con el espacio, a través de constelaciones de nano satélites que trabajan a máxima capacidad, dentro de este selecto número de firmas tenemos a Kepler Communications, Hiber Global, Astrocast, Myriota, Fleet Space Technologies y Helios Wire.

 

¿Qué aporta los nano satélites a la IoT?:


Alan Crisp, experto analista en  Northern Sky Research (NSR), una firma internacional de investigación de mercado y consultoría nos expresa que:

“Los satélites son mucho más pequeños y menos costosos que los satélites grandes y tradicionales, por lo que están ofreciendo costos significativamente menores y terminales mucho más pequeños, que se le pueden integrar en una cantidad significativamente mayor de dispositivos, en un orden de magnitud prestablecido … Por consiguiente esto tiene el potencial de agregar conectividad a cosas que antes no era factibles de conectar, ya sea porque no contaban con el alcance de una conexión de internet común, como barcos de pesca o incluso chalecos salvavidas individuales, las posibilidades son ilimitadas. ”.

Pero no todo es color de rosas, la conectividad de los millones dispositivos que cuentan actualmente con el internet de las cosas, y es que principalmente existe una latencia extremadamente alta y bajas tasas de datos, explicó Crisp.

“Durante la fase inicial de lanzamiento de satélites, se puede esperar demoras de más de 20 horas en la recolección de datos, pero esto puede disminuir a 15 o 60 minutos mientras más nano satélites entren en conexión en la orbita”.

Esto se debe principalmente a que con un satélite los datos se recogen aproximadamente cada 12 horas, con dos satélites se reduce esa latencia a cada 6 horas, cuanto más satélites estén involucrados, mejor, ya que significa que recogerán sus datos con mucha más frecuencia.

Debido a este problema importante de latencia, o al retraso en el tiempo, NRS espera que se utilicen tecnologías terrestres como las redes Sigfox, LoRaWAN o 3G / 4G cuando estén disponibles.

Sin embargo el problema existe cuando hay usos de dispositivos en áreas no atendidas por las redes terrestres, por ejemplo en lo profundo del océano, o en objetos que se mueven entre áreas geográficas con una pésima señal celular, o no hay el suficiente ancho de banda.

“Sectores como el seguimiento de activos, como maquinarias, se beneficiaran increíblemente de una conectividad IoT satelital mucho más asequible en comparación con las soluciones satelitales mucho más costosas hoy en día”.

 

¿Quiénes están llevando los nano satélites al espacio?:


Kepler Communications, con sede en Toronto, es un peso pesado del ecosistema que según ha expresado a los medios de comunicación:

“Planeamos poder lograr mayores transferencias de datos … Tenemos una ventaja al ser laprimera constelación de satélites centrada en IoT que lanzó un satélite de demostración en enero de 2018, y estamos planeando una constelación de 140 satélites en la banda KU, en los siguientes meses”.

Por su parte, Hiber Global en Ámsterdam está trabajando según ellos:

“Es una constelación de 18 nano satélites que esperamos que se conviertan en 24 para la tecnología IoT dentro de las bandas VHF / UHF … Hasta ahora nos hemos diferenciado al tener una asociación estratégica con el operador establecido Iridium, que tiene una gran parte del IoT satelital actual, principalmente dentro del espacio empresarial y gubernamental”.

Lausana, de la Astrocast de Suiza, tiene una propuesta para de una constelación de nano satélites de banda  L, 66-nanosat en curso, con dos satélites de demostración y prueba, planeados para este año.

“Nuestra compañía también tiene una asociación estratégica con el operador establecido Thuraya, que está en la banda L de satélites … El uso de la misma banda de frecuencia tanto en satélites pequeños como en satélites establecidos ofrece ventajas para los módems que podrían acceder a ambas constelaciones simultáneamente”.

Myriota, con sede en Adelaide en el sur de Australia, ofrece otra tecnología de nano satélites que permite a grandes poblaciones de transmisores pequeños, de bajo costo y bajo consumo de energía enviar pequeñas cantidades de datos desde cualquier lugar de la Tierra. La oferta comercial de Myriota está programada para estar disponible a fines de 2018. Tom Rayner, ejecutivo de desarrollo de negocios de Myriota expresó del proyecto que llevan:

“Nuestra plataforma puede conectar cientos de millones de dispositivos directamente al satélite sin la necesidad de otras puertas de enlace o repetidores posicionados ​​en la tierra … Esta solución de conexiones directas a la orbita terrestre le abre a la tecnología IoT una puerta a una variedad de industrias, como la agricultura, servicios públicos, monitoreo ambiental, seguimiento de activos y logística, entre otros … Hemos tenido varios ensayos de demostración en etapa temprana en el campo durante los últimos 12 meses”.

Helios Wire, con sede en Vancouver, B.C., está utilizando el espectro de banda S para emitir señales sonoras de la Tierra al espacio. La compañía planea lanzar tres satélites pequeños que pesan alrededor de 16 kilogramos en los próximos 10 meses, y luego continuará lanzando el resto de su constelación a medida que se incremente el negocio.

“El espacio es bueno para cosas que son remotas o difíciles de rastrear, ya sea que esté operando en lugares sin infraestructura o GSM, o que no confíe en el sistema o que haya disturbios ambientales o sociales o que las cosas estén en movimiento, porque literalmente podrá ponerle una etiqueta a un contenedor cuando salga de su fabrica y rastrearlo todo el camino en tiempo real hasta su comprador al otro lado del mundo, pero no sólo su ubicación, vibraciones, si se ha caído, la temperatura e incluso si alguien ha intentado abrir la puerta de ese contenedor … Cada pocas horas, un pequeño ping va al espacio y es registrado, Creemos que podemos rastrear un dispositivo por alrededor de $ 20 por año. No es caro, y nos permite abrir mercados donde la gente realmente quiere rastrear dispositivos, de forma muy barata”.

 

¿Pero y cual es la situación en la actualidad?:


El uso generalizado de los nano satélites no está listo para la tecnología IoT, y mucho menos las constelaciones como se tienen planeadas por las 6 principales compañías mencionadas anteriormente,  en la actualidad solo se lanzan unos pocos satélites, y estos son de prueba, mientras que otros pocos clientes muy de elite prueban estos servicios comerciales.

Se espera que este servicio irrumpa en el mercado comercial, sino hasta el año 2019 o el año 2020, debido a que aun es necesario probar el equipo terrestre y validar los diseños, si todo va según lo previsto, las constelaciones completas podrían estar listos para ser utilizadas por toda la humanidad a partir del año 2022.