Desde que Bitcoin Cash ABC (BCH) y Bitcoin SV (BSV) se dividieron en noviembre de 2018, los mineros que soportan BSV han sufrido pérdidas estimadas de más de 2,2 millones de dólares para garantizar la seguridad de la nueva Blockchain. Una gran parte de esta minería es realizada por una operación propiedad de Calvin Ayre.

Al igual que la forma en que se separó Bitcoin Cash de Bitcoin Core, en noviembre de 2018, los líderes detrás de BCH tuvieron una disputa sobre la dirección técnica del proyecto durante una actualización programada.

Roger Ver, uno de los primeros inversores y promotores de Bitcoin, y Craig Wright, un científico informático que afirma ser Satoshi Nakamoto, no estuvieron de acuerdo con el tamaño de bloque de Bitcoin Cash. Wright quería aumentar el límite del tamaño de bloque, entre otros cambios.

La Hard Fork resultó en que las partes interesadas de la comunidad eligieran los bandos. Los principales mineros, incluido Bitmain, se aliaron con BCH, mientras que la operación minera de CoinGeek, propiedad de Calvin Ayre, un empresario canadiense y multimillonario, se alió con BSV. Estas operaciones mineras gastaron millones en minería con pérdidas para socavar la seguridad de la Hard Fork opuesta.

Debido a la forma en que funciona el consenso de proof of work es necesario que las personas continúen explotando con pérdidas para respaldar la red Bitcoin SV para mantener su seguridad frente a los ataques del 51% y las reorganizaciones de la cadena.

Si estos mineros se detienen, entonces BSV probablemente perdería gran parte de su valor, y es probable que Wright y Ayre tengan grandes tenencias de Bitcoin SV incentivándolos a continuar apoyando la red.

El 12 de abril de 2019, BitMEX Research publicó estimaciones sobre cuánto han perdido los mineros al apoyar a Bitcoin SV:

“Los mineros de BSV han acumulado pérdidas brutas de 2,2 millones de dólares solo por la electricidad. Estas pérdidas son aún mayores una vez que se contabilizan la depreciación del hardware, los gastos generales y la mano de obra”.

Mientras tanto, aquellos que apoyan Bitcoin Cash ABC, que se conoce ampliamente como Bitcoin Cash, obtuvieron una ganancia bruta de 42,4 millones de dólares.

Existen pruebas sólidas que sugieren que una gran parte de la extracción realizada para BSV proviene de una operación propiedad de Calvin Ayre. Según los datos de la plataforma de estadísticas criptográficas Coin Dance, CoinGeek controlaba el 28 por ciento de la potencia minera de la red. No está claro por qué otros mineros están explotando la moneda en lugar de BTC o BCH más rentables.

La investigación sugiere que no tiene sentido financiero apoyar la red BSV. Por lo tanto si el proyecto ganara impulso, los motivos de Ayre para respaldar el BSV podrían ir desde la influencia en el cripto ecosistema hasta la potencial alza en la apreciación del token.