Recientemente ha sido confirmado una adquisición largamente rumoreada en la que se encuentran confirmados dos de los principales empresarios de la industria de cifrado para respaldar la sexta cadena de bloques más grande del mundo.

El lunes fue anunciado que Chain, que recaudó más de $40 millones de instituciones financieras como Visa y Nasdaq, en el proceso de contribuir a definir la narrativa de interés comercial en la tecnología a través de sus alianzas y apariciones en escena, fue adquirida en un acuerdo que no ha sido revelado por Lighyear.io, una Startup que se ha basado en el protocolo de Stellar.

El acuerdo fue concluido el 5 de septiembre y este permitirá que ambas marcas se combinen para formar una nueva entidad llamada Interstellar, la cual será dirigida por el ex socio de RRE Ventures y CEO de Chain, Adam Ludwin, por lo que ahora trabajará como el CEO de Interstellar, y Jed McCaleb, el creado del XRP y de los protocolos de Stellar, que actuará como CTO.

De acuerdo a Ludwin, la compañía permanecerá empleando al 100 por ciento de los empleados de Chain, incluido a su cofundador, Devon Gundry, quien permanecerá como el director de producto. Además Ludwin expresó que en total, aproximadamente son 60 los empleados que permanecerán en Interstellar.

A pesar de que los términos del acuerdo por el momento no han sido revelados, Ludwin afirmó en una entrevista que los accionistas fueron comprados y que era “un buen negocio para los inversores”. De hecho, las primeras estimaciones han indicado que el acuerdo estaba valuado en casi $200 millones, lo que de ser cierto lo convertiría en uno de los más grandes de este año.

No obstante, aunque es probable que el interés siga siendo alto en los detalles persistentes del acuerdo, Ludwin y McCaleb estaban interesados en las entrevistas y las declaraciones para hacer hincapié en el futuro. De hecho, Ludwin llegó a sugerir que la adquisición de Lightyear no debería verse como un cambio de dirección, aunque el trabajo de Chain se centró en gran medida en la cadena de bloques privadas.

Ludwin expresó:

“Si nos fijamos en nuestro trabajo con Visa, Citi, en todos los casos, hicimos un gran progreso, pero también nos encontraríamos en un callejón sin salida cuando los socios tuvieran que crear una cadena de bloques. Necesitábamos una cadena a la que cualquiera pudiera acceder”

De acuerdo a Ludwin, Chain tuvo “envidia a Stellar” cuando se dio cuenta de que el proyecto de código abierto estaba teniendo éxito en su objetivo de crear una plataforma que pudiera sobresalir en la emisión de activos, aunque en gran parte con nuevas empresas.

En ese momento, McCaleb, manifestó Ludwin, se encontró con un problema recíproco. Creado en 2014 y administrado por la organización sin fines de lucro, Stellar Development Foundation, los codificadores del protocolo buscaban un enlace a instituciones que pudieran ayudarlos a comercializar su trabajo.

Dicho esto, también es notable que Ludwin dijera que Interstellar no tiene la intención de jugar un papel activo en el mercado de la criptomoneda Stellar, XLM, diciendo que Interstellar es una jugada de “software”.

“Se trata de la capa de la plataforma para que la red sea lo más poderosa y útil posible para aquellas organizaciones que desean aprovechar Stellar”, continuó.

Inician los rumores

Aun así, para los involucrados, el día de hoy representa la conclusión de un proceso que comenzó ya a principios de 2018, cuando McCaleb se dirigió por primera vez a Ludwin para una reunión.

Ludwin dijo que aunque los dos se conocieron desde 2014, “no se conocían muy bien” antes de discutir cómo podrían resolver problemas mutuos.

De esta manera, Ludwin expresó que las primeras reuniones eran principalmente para establecer relaciones.

“Tengo cierta reputación pública, él tiene una cierta reputación pública. Como de costumbre, lo que piensas de alguien basado en su personaje pública y quiénes son en realidad son drásticamente diferentes, y después de cuatro o cinco semanas, decidimos hacer esto juntos”, dijo Ludwin.

En ese momento, los detalles sobre una potencial venta comenzaron a surgir. El primer rumor se trataba de que Chain estuviera en conversaciones para ser adquiridas por una compañía afiliada a Stellar en mayo (aunque los detalles no estaban claros en cuanto a los sujetos y entidades involucradas en el acuerdo).

Ludwin confirmó que las dos compañías examinaron varias formas de estructurar el acuerdo, lo que se sumó a la duración de las conversaciones de adquisición, al igual que los esfuerzos para retener a los empleados existentes. Se negó a indicar si la liquidación de alguna criptomoneda fue utilizada para facilitar la adquisición.

En otra parte, Ludwin intentó distanciarse de las comparaciones con uno de los primeros esfuerzos de McCaleb, Ripple, con sede en San Francisco, una compañía para la cual McCaleb sirvió como fundador y CTO antes de que la relación se convirtiera en batallas legales de alto perfil.

Por un lado, Ludwin dijo que Interstellar buscaría trabajar con Stellar Development Foundation para hacer crecer el software en conjunto con otras Startups con fines de lucro.

“Ripple se enfoca en redes B2B internacionales, siendo crypt Swift para los bancos. Stellar se ha convertido cada vez más en la plataforma de elección para la emisión de tokens de todo tipo”, dijo.

Aun así, al igual que Ripple, Ludwin dijo que la nueva compañía continuará trabajando para llevar el software de código abierto a las empresas con las que Chain ya tenía proyectos establecidos.

Interstellar continuará utilizando su servicio de cadena de bloques en la nube de Sequence, presentado en octubre pasado, y también hará uso de la tecnología detrás de su Protocolo de Cadena, un conjunto de herramientas diseñadas para permitir redes de Blockchain privadas, lanzadas en 2016.

Como tal, dijo que los productos se usarán junto con el software sin fines de lucro de Stellar, permitiendo a la compañía trabajar con redes privadas y públicas.

“Lo que vas a ver de Interstellar es una convergencia de los dos. Donde tiene sentido tener activos en un entorno privado, utilizaremos los productos de Chain, y cuando tenga sentido que estos activos se transfieran a través de una red, usaremos Stellar”, expresó Ludwin.

Un largo camino recorrido

Otro aspecto relevante es que en una entrevista, Ludwin también abordó su viaje como emprendedor trabajando en estrecha colaboración con la cadena de bloques y las criptomonedas, y señaló que en muchos sentidos esto podría verse como una especie de tercera versión de una meta que comenzó a buscar en 2014.

En el lanzamiento, Chain se centró en proporcionar productos para desarrolladores de Bitcoin, emergiendo como un competidor bien financiado para las primeras Startups de Silicon Valley como Gem y Coinbase, y luego ambas deseaban encontrar un modelo en el que buscaban codificadores de tribunales.

Chain

Chain recaudaría más tarde $ 30 millones de las principales instituciones financieras en 2015, esto en un reposicionamiento que encontró a la compañía que buscaba convertirse en el socio preferido de las empresas que querían aprovechar la tecnología Blockchain para crear nuevos productos.

Aun así, Ludwin dijo que el objetivo en todo momento era la búsqueda de una tecnología que permitiera crear una plataforma para el desarrollo de nuevos activos, que, como el Bitcoin en la cadena de bloques, se definirían mediante la criptografía y las redes de peer-to-peer.

Con ese fin, Ludwin sugirió que simplemente ha sido más agresivo en la búsqueda de esta visión, dispuesto a montar en los giros y vueltas de uno de los sectores de más rápido movimiento de la industria de la tecnología.

Por ultimo, Ludwin concluyó:

“¿Hemos experimentado con enfoques? Diablos, sí, pero si estás en esta industria y no la tienes, no es probable que lo hagas bien en la primera puñalada”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.