Naciones Unidas consideran que las criptomonedas son una “nueva frontera” en finanzas digitales, así lo describe un extenso informe presentando a fin de año sobre la economía global.

El mismo señala que la tecnología de la criptografía y la Blockchain, en general los activos digitales, tienen la capacidad de establecer nuevos y disruptivos modelos de negocios que simplificaran la burocracia y, aparte, aumentara considerablemente la eficiencia haciendo de la transparencia algo más que un hecho moral.

Sin embargo, no es la primera vez en que la ONU haya mencionado su interés en los activos digitales. En mayo, la Oficina de Servicios para Proyectos de las Naciones Unidas (UNOPS) reveló su cooperación con IOTA para “explorar cómo la tecnología innovadora de IOTA, que proporciona un libro de distribución de código abierto (Blockchain) para la gestión de datos, con lo que podrá aumentar la eficiencia de las operaciones de UNOPS”.

El nuevo informe de la ONU, denominado “Estudio Económico y Social Mundial 2018”, profundiza en las ventajas de la tecnología criptográfica y la cadena de bloques.

“Aquí abordaremos en un vistazo a los aspectos más destacados por lo que las criptomonedas representa la “nueva frontera” para las finanzas digitales.”

Las criptomonedas pasan a ser la “nueva frontera” en las finanzas digitales y no se trata de una mención simplista y es que, día a día, su aplicación y utilización esta en pleno crecimiento, ya sea por la diversificación que esta conlleva consigo a la hora de simplificar las operaciones a realizar o por la capacidad que tienen estas de ser extremadamente descentralizadas.

El informe señala que: “a través de estas redes descentralizadas pueden hacer un seguimiento de las transacciones digitales emitidas en tiempo real. Por lo que permiten el intercambio del valor y pueden dar lugar a innovadores modelos de negocios que, de otro modo, requerirían importantes compromisos regulatorios e institucionales”.

Existen un sinfín de ejemplos en los cuales la tecnología de la Blockchain y las criptomonedas han sido usadas con propósitos admirables, entre ellos:

“Una ficha de valor llamada climatecoin, se está considerando como una base para crear un mercado global para las emisiones de carbono, lo que permite el intercambio de créditos de carbono y una conexión directa con el Internet of Things (IoT). Entonces los dispositivos podrían calcular sus propias emisiones de carbono y comprar créditos de carbono para compensar esas emisiones”, se lee en el informe de la ONU.

También existen otras ideas ya en desarrollo donde la tecnología Blockchain es utilizada, donde se llevan los registros de propiedades, identidad personal, procedencia de alimentos y medicamentos, entre muchos otros tipos de datos. “Las Naciones Unidas y la Red de Identidad Mundial están estudiando las distintas formas de registrar las identidades de los niños en una cadena de bloques como un medio efectivo para combatir el delito de la trata de niños“.

La innovación viene dada de la confianza inherente


“Lo más resaltante e innovador de este sistema radica en la forma en que las diversas partes se entrelazan, con el único fin de crear la confianza suficiente para así garantizar que el sistema financiero tradicional se derive de las instituciones y la regulación. Los incentivos se alinean con el interés de los participantes para fortalecer, a la seguridad del sistema”.

A diferencia del sistema tradicional, el cual se asienta en un complejo desarrollo de informes, supervisión y garantías implícitas o explícitas, amparadas en su última instancia por la reputación de la autoridad central. Por lo que, la tecnología Blockchain representa ¡una victoria en el campo de las finanzas!, “en que la confianza generada por las instituciones respaldadas por el gobierno, puede ser sustituidas por la confianza establecida en el código de una computadora”.

En este momento de innovaciones y cambios acelerados, será una resultante el rol que asuman todas las instituciones así como los mercados, los cuales tendrán la oportunidad de asumir con mucha dignidad y progresivamente la misión de establecer una mayor transparencia en este modelo.

No es la búsqueda de vivir en una sociedad vigilada hasta la paranoia, lo que conllevaría a establecer un mundo mucho peor de lo que tenemos, pero sí se trata de buscar huir de aquellos falsos maniqueísmos como libertad/solidaridad, privacidad/control de las personas o beneficio individual/beneficio social.

Vivimos en un tiempo de cambio social acelerado, de una urgencia ambiental que nos agobia pero disponemos de herramientas tecnológicas muy innovadoras con la que podemos revertir muchos de nuestros errores pasados.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.