Las bolsas de valores siguen hallando usos para la Blockchain

0

Las cadenas de bloques, la tecnología subyacente en la criptomoneda mas famosa y segura de todas, el Bitcoin, fue diseñada principalmente con un objetivo ideológico, eludir a las autoridades centrales y a los gobiernos. Pero muchas personas se han sentido intrigadas por sus usos prácticos, como la actualización de los procesos de Back – Office. Y hasta los momentos pocas instituciones han demostrado más intereses en tales aplicaciones que los Exchanges financieros tradicionales.

Aunque las operaciones con acciones bursátiles a menudo se realizan en milisegundos por algoritmos súper complejos, complementar toda la tecnología avanzada implica coordinar todos los pagos, y la entrega entre un montón de base de datos, y luego reconciliar todos y cada uno de los registros.

En los grandes centros financieros las operaciones toman hasta 2 días hábiles completos en liquidarse. Algunas bolsas de valores se preguntan si los registros distribuidos a prueba de manipulaciones de la Blockchain y los registros de transacciones inmutables y transparentes podrían acelerar y simplificar el proceso.

Los Exchanges financieros tradicionales en los Estados Unidos, Australia, Suiza y Singapur están estudiando la nueva tecnología disruptiva:


La bolsa de valores de Australia, el ASX, se ha movido más hacia el uso de la tecnología Blockchain para reemplazar su principal plataforma de compensación y liquidación.

Por su lado, Ha estado probando la tecnología de Digital Asset, una firma estadounidense, y se pondrá en marcha a mediados de 2021. Y el 11 de noviembre, SGX, la bolsa de valores de Singapur, y la Autoridad Monetaria de Singapur (MAS), su banco central, anunciaron un prototipo utilizando las cadenas de bloques para la entrega, el pago y la liquidación de activos.

Estos proyectos son sorprendentemente diferentes a la visión de los entusiastas y evangelistas de los principios fundamentales de la tecnología Blockchain, recordemos que son la descentralización y una fuente de escape de los gobiernos y las instituciones centrales.

ASX, por ejemplo, usa libros de contabilidad pero permanece bastante centralizado. Una contraparte o tercero de confianza,  único, ASX en sí, debe aprobar a los participantes (lo que elimina la necesidad de una verificación y actualización de los registros que consumen mucha energía, como ocurre con Bitcoin. Solo algunos bancos y corredores optarán por el acceso directo. Todos los demás deben comerciar a través de ellos. En contraste con la transparencia completa del libro de contabilidad distribuido de Bitcoin, os participantes del mercado no tendrán acceso a todo el conjunto de datos (por razones legales, pero también para que no tengan que revelar sus posiciones). Y la liquidación no será en tiempo real.

Como era de esperarse el mundo financiero también le aporta innovación a la tecnología Blockchain:


Kelly Mathieson, de Digital Asset, dice que el lenguaje de programación especialmente diseñado de su firma, DAML, que permite automatizar los contratos financieros, facilitará aún más la innovación. Los tediosos procesos de reconciliación, dice ella, “se simplificarán drásticamente”.

Tan pronto como el próximo año, los inversores podrán ver el resultado de otro experimento más pequeño. SIX, el propietario de la bolsa de valores suiza, lanzará una plataforma digital separada para el comercio de activos, como acciones y bonos, en forma “tokenizada”, es decir, en una cadena de bloques de formato que puede manejar. El proceso de tokenización eliminará los tamaños comerciales mínimos para las transacciones, dice Thomas Zeeb de SEIS.

También hará una gama mucho más amplia de activos negociables. A Zeeb ya se le ha acercado un museo que quiere destacar su colección de arte, como una fuente novedosa de financiamiento. Los inversionistas ganarían exposición al valor del arte subiendo su posición o disminuyéndola a través de tales tokens, que podrían intercambiar.

Todos estos proyectos tienen, o planean obtener, una bendición oficial por parte de los reguladores en todo el mundo; Después de todo, las Exchanges financieras tradicionales, están altamente regulados y centralizados, por parte del estado o gobierno.

Pero el proyecto de Singapur muestra el valor de buscar más que un gesto de aprobación. La participación de MAS significó que el prototipo no se limitó a la negociación o liquidación de acciones, sino que también miró a la moneda digital emitida por el banco central. Todo un cambio para una tecnología diseñada para eludir a los gobiernos.