Las acciones de Trump enfrían la IA y China se frota las manos

0

Como ya hemos informado en bitcoin.es, hay pocas dudas de que el Departamento de Defensa verdaderamente necesite toda la ayuda de Sillicon Valley para competir con China en la carrera por ser lideres de la tecnología de inteligencia artificial. La pregunta realmente es si Sillicon Valley está dispuesto a cooperar y si la naturaleza combativa de la administración del Presidente Donald Trump corre el riesgo de dañar la naciente sociedad vital.

El mes pasado surgieron muchos informes de que el Secretario de Defensa Jim Mattis le habría advertido al presidente Donald Trump que Estados Unidos no estaba manteniendo el ritmo de los ambiciosos planes de China en inteligencia artificial.

En cambio, Trump atacó a Google, Facebook y a Twitter en un Tweet publicado la semana pasada, acusando a los gigantes tecnológicos de suprimir intencionalmente las noticias conservadoras que apoyan a su administración. Más que eso, agravó la brecha existente entre el gobierno y la industria tecnológica.

“En el momento en que necesitamos tener al gobierno y la industria de la tecnología trabajando juntos, la realidad es que están luchando entre sí. Nuestros enemigos no podrían haber pedido por un mejor escenario, ni en sus mejores sueños”

Expresó Vivek Wadhwa, un compañero y profesor adjunto en la Universidad de Carnegie Mellon University de Ingeniería que investiga tecnologías de crecimiento e innovación.

El estallido del Presidente Trump, en comenzar la guerra económica con China, llega en un momento en el que la industria tecnológica de Sillicon Valley se habría mostrado reacia a apoyar los esfuerzos de seguridad nacional por parte del Secretario de Defensa y del pentágono. En un articulo en el New York Times de esta semana, se citó al CEO de Palantir, la firma secreta de Big Data de Sillcon Valley que tiene contratos confidenciales con el gobierno de los Estados Unidos, exhortando a sus colegas, los lideres tecnológicos a mostrar su “patriotismo”.

Cuando se les llamo a testificar ante el Congreso esta semana sobre la intromisión electoral y el contenido en línea, los ejecutivos de Google se negaron a participar, lo que demuestra el clima súper fraccionario que hay entre el mundo ejecutivo y el tecnológico. La compañía ofreció a su abogado principal, Kent Walker, para testificar, pero en el último minuto los legisladores dijeron que no aceptarían a ningún funcionario sino al CEO de Google, Sundar Pichai. Los ejecutivos de Facebook y Twitter hicieron frente pero fueron criticados por su retraso para cooperar cuando los escándalos electorales surgieron en el 2016.

“Si miras la historia, las compañías tecnológicas, que eran firmas de ingeniería, a menudo colaboraron estrechamente con el gobierno y el ejercito de los Estados Unidos. Creo que vemos menos de eso en el mundo actual de la tecnología de la información”

Expresó Bart Selman, Presidente electo de la Asociación para el Avance de la Inteligencia Artificial.

 

Los gerentes de las firmas tecnológicas IA se han vuelto cada vez más políticos


Para complicar más las cosas, los empleados del ecosistema de la tecnología de todo el Sillon Valley de ideología de izquierda han pasado de la apatía al activo político en los últimos años. En los recientes meses, miles de trabajadores tecnológicos de las principales compañías, incluidas Google, Salesforce, Amazon y Microsoft, han liderado rebeliones internas a gran escala contra sus empleadores por contratos con el gobierno. La indignación de los empleados se debe en gran parte a la venta de tecnología, particularmente de inteligencia artificial y Big Data, para aplicaciones militares y de espionaje, como por ejemplo el caso de Google con su Drone y Microsoft con los algoritmos para separar a los niños inmigrantes de sus familias en la frontera con Méjico.

Elsa Kania, miembro adjunta del Centro para una Nueva Seguridad Estadounidense, un grupo de expertos que explora políticas relacionadas con la seguridad nacional y la defensa, dijo que cree que independientemente de si los ejecutivos toman en serio las demandas de los empleados, la renuencia de los empleados es “preocupante”.

 Para que los Estados Unidos mantenga su ventaja sobre China, dijo que:

“Es vital para los militares aprender y aprovechar la experiencia y la perspectiva de Sillicon Valley… Parece que las principales compañías de China y las principales universidades pueden estar más dispuestas a trabajar con los militares, mientras que su contra parte en EE.UU. aparentemente están mucho menos dispuestos”.

Mientras que la prensa se enfocaba en Elon Musk, CEO y fundador de Tesla Motors, fumaba marihuana durante una aparición en el podcast de Joe Rogan esta semana, el multimillonario del mundo tecnológico y abierto pensador sobre los peligros de la IA, también hizo notar en la entrevista que una ventaja que China tiene sobre los Estados Unidos son los políticos de alto nivel, que están bien informados sobre la ciencia.

En 2017, China presentó un terreno de trabajo agresivo para convertirse en el líder mundial en inteligencia artificial para el año 2030, apuntando a los mejores rivales tecnológicamente y hacerse mejores que ellos a como de lugar, y por consiguiente crear una industria nacional por un valor de 150 mil millones de $ para esa misma fecha. La segunda economía más grande del mundo tiene todos los ingredientes para hacerlo realidad, a diferencia de los Estados Unidos tiene: fuertes lazos con firmas privadas de tecnología, una caja fuerte del gobierno y toda a disposición de quien quiera innovar en el campo, una gran población y una comunidad de investigación prospera. Se ha estimado que el gobierno chino ya ha invertido más de 300 mil millones de $ a la tecnología de la inteligencia artificial, chips y autos eléctricos.

Como se informó anteriormente en Bitcoin.es , el Departamento de Defensa, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa (también conocida como DARPA), anunció la inversión de 2 mil millones de $ en la IA durante los próximos 5 años.

“Ha comenzado con estas inversiones, una carrera armamentista con China y un choque ideológico con Sillicon Valley sobre el futuro de máquinas más inteligentes y poderosas” Expresó en una publicación la revista Stars and Stripes.

Aunque es cierto que la administración del Presidente Trump ha hecho grandes proyectos para promover el desarrollo de la inteligencia artificial en el país, pero ha sido duramente criticado por asustar a los talentos nacientes de la tecnología. La represión inmigratoria de la administración Trump hace cada vez más difícil para los Estados Unidos atraer y retener a expertos internacionales en todas las áreas no solo en el área tecnológicam sino en todos los campos. Por el contrario, el gobierno chino ha estado reclutando agresivamente a los mejores ingenieros en todo el mundo.

“El gobierno chino está reclutando talentos de todo el mundo. Y la industria tecnológica a cambio le da al gobierno todo lo que el quiere. Es realmente una asociación conjunta. Uno no podría existir sin el otro” Expresó Wadwa de Carnegie Mellon.