No hay duda de que los cripto usuarios se han vuelto bastante agresivos y “patrióticos” a sus criptomonedas y Blockchain seleccionadas.

La “guerra civil” original entre Bitcoin y su hard fork Bitcoin Cash lo demostró. Muchos creyeron que BTC ya no era lo real y saltaron a una Blockchain que contaba con bloques más grandes, defendiéndolo con vehemencia.

Este tribalismo proviene de lo que las criptomonedas puede ofrecer, comentan varios expertos. Es una herramienta que tiene el potencial de permitir que las personas “salgan de la red” y se vuelvan sostenibles en una economía completamente nueva que no depende de bancos, reguladores, gobiernos u otras instituciones heredadas por un sistema cada día un poco más podrido.

¿Estamos en una era utópica – o distópica?  El futuro parece un poco fuera de los ámbitos de posibilidad tal como está actualmente.

Bitcoin y sus altcoins relacionadas se han dado cuenta, en su mayor parte, de que para su adopción deben estar en línea con los reguladores; pero, hay áreas, valles, pueblos e incluso ciudades que buscan ir completamente por su cuenta cuando se trata de la adopción de la tecnología Blockchain, y de los cripto activos.

La gente está empezando a imaginar y a poner en planes a mediano y largo plazo, la construcción de ciudades y otros asentamientos donde se realizan pagos por bienes y servicios, intercambio de datos entre instituciones municipales, trabajo, transporte e infraestructura, casi todo se basado en la tecnología de Blockchain.

Muchos ya conocen el cripto Valley de Zug, en Suiza, que está tratando de mostrar un adopción progresiva de la Blockchain.

Pero por otro lado, hay importantes empresas respaldadas por el gobierno chino que buscan construir una ciudad completa basada en la Blockchain, la inteligencia artificial (AI), Internet of Things (IoT), Big Data, y todas las demás nuevas tecnologías disruptivas, justo en la costa cercano a Malasia.

¿El nuevo Silicon Valley?:


Zug es a menudo visto como una luz brillante en términos de adopción y progreso de la Blockchain.

El valle en los Alpes suizos ha sido apodado el nuevo Silicon Valley de la Blockchain con su Asociación Crypto Valley, que ayuda a llevar a este pequeño pueblo a una nueva era digital.

El bajo impuesto de Zug atrae a muchas multinacionales, ya que la región cobra solo el 14 por ciento del impuesto a empresas que estén dispuestos a innovar y prestar servicios en criptomonedas y en redes de cadenas de bloques.

Es una de las muchas políticas favorables a los negocios de la región. Pero para la Blockchain y los cripto activos, la atracción por Zug probablemente se debió a un solo hombre.

Nikolas Nikolajsen, un desarrollador nacido en Dinamarca, que trabajó en Credit Suisse en Suiza antes de partir para establecer la empresa de servicios de cifrado Bitcoin Suisse en 2013.

“Hubo muchas conversaciones entre Nikolajsen y el gobierno suizo. ¿Qué es esto, qué es eso?. Era muy activo en consultoría y educación. Muchas personas conocedoras de hoy saben lo suyo porque tuvieron el privilegio de tener a Nikolajsen como tutor. Él entendió todo esto antes que todos”. El actual CEO de Bitcoin Suisse, Arthur Vayloyan, le contó a los medios de comunicación internacional de cripto noticias sobre los pioneros de Nikolajsen en el año 2013.

Zug se ha beneficiado de una historia relativamente larga de regulaciones abiertas y amigables para la criptomoneda y la Blockchain en un momento en que el FBI y otros intentaban cerrar un mercado negro en la Deep web que funcionaba en Bitcoin, la famosa “Silk Road”.

Las regulaciones abiertas han permitido que el pequeño valle sea un hogar atractivo para el florecimiento de las compañías de criptomonedas, como el conocido Exchange de criptomonedas Shapeshift.

Debido a estas regulaciones favorables, Zug se ha expandido para ser algo más que una opción para iniciar una empresa, y la Asociación de Crypto Valley está tratando de convertirlo en un destino de excelencia para el ecosistema de la Blockchain.

Una nueva Blockchain City:


La ciudad malaya de Malaca es, según se informa, el “destino turístico del futuro”: la ciudad del estrecho de Melaka.

El proyecto fue lanzado por China Wuyi, una empresa de construcción e ingeniería de China, así como por la empresa de desarrollo inmobiliario de Malasia SWT International Sdn Bhd y con el apoyo del mismísimo gobierno chino.

La arquitectura de la ciudad del futuro fue diseñada por CPG Corporation, una compañía conocida por el desarrollo del aeropuerto de Changi y los proyectos de la Casa del Parlamento en Singapur.

Lo sorprendente de esta ciudad del futuro es que utilizará la tecnología Blockchain en forma de moneda DMI, que se utilizará para pagar los servicios públicos, ya que se prohibirá el efectivo para promover el uso de tokens basados en las redes de cadena de bloques, como EOS, TRX o ETH.

Lim Keng Kai, un representante oficial de Melaka Straits City, le dijo al Express:

“Los turistas en la ciudad tendrán que cambiar su dinero fiduciario por monedas digitales, que pueden usar para pagar los servicios y bienes usando sus teléfonos móviles o computadoras.

La aplicación web DMI estará disponible en la PC, y las aplicaciones móviles se ejecutarán en dispositivos Android e iOS para brindar flexibilidad independientemente de las preferencias del usuario”.

Inicialmente, se suponía que las cripto eran una nueva forma de pago, pero por muchas razones, no ha podido despegar, incluyendo un rendimiento deficiente de las Blockchains que los sustentan, pero esta es una declaración audaz de la nueva ciudad que intenta ejecutar todos los pagos que en ella se hagan únicamente en una red de cadenas de bloques.

Debe haber una clave que se encuentre para desbloquear el potencial de las criptomonedas como método de pago masivo y generalizado.

No solo debe funcionar de manera efectiva, sino también funcionar mejor que lo que está disponible actualmente a través de Visa y MasterCard, con sus más de 1.700 transacciones por segundo, en comparación con las 4 o 6 transacciones de Bitcoin por segundo.

¿Una Blockchain City en Nevada – Estados Unidos?:


Jeffrey Berns

Esta idea de construir una ciudad desde cero, e incorporar la Blockchain y las criptos como su columna vertebral, no solo es un esfuerzo del mundo oriental, sino que también hay informes de que el multimillonario estadounidense Jeffrey Berns quien compró 67.000 acres de tierra en el desierto de Nevada únicamente el objetivo para construir una nueva ciudad inteligente con la ayuda de la tecnología Blockchain.

Según los funcionarios del proyecto, habrá un campus tecnológico de 1.000 acres, el primer estadio deportivo con tecnología Blockchain del mundo, un búnker endurecido con energía nuclear para salvaguardar los activos digitales y una ciudad inteligente completamente funcional, con tecnología de redes de cadena de bloques.

Sin embargo, estas ideas nobles son fáciles de publicar en los medios de comunicación, pero es mucho más difícil ponerlas en práctica y cumplirlas. Es por eso que la ciudad soñada de Berna ha sido criticada rotundamente, ya que después de afirmar que ya había invertido 550 millones de $, no hay todavía pruebas de que se hubiera realizado dicha inversión.

Una Blockchain City racista:


En un nivel más pequeño, y destacando el uso perjudicial de las criptomonedas y su naturaleza amoral, Orania, en Sudáfrica, es un enclave de solo 1.400 personas, solo para los blancos, que busca crear su propia criptomoneda para no depender de la moneda nacional sudafricana, el rand.

Orania fue creada por los afrikaners blancos en tierras privadas en 1991, antes del comienzo de la democracia, y sus residentes son en su mayoría agricultores o comerciantes blancos. La ciudad mantiene su composición racial única al examinar el árbol genealógico y entrevistar a los posibles residentes.

La comunidad ya tiene su forma de moneda fiduciaria, llamada Ora, pero el plan es usar monedas digitales para reemplazar este Fiat y hacer que su economía sea más eficiente.

“Lo que planeamos hacer es digitalizar el Ora físico existente y reemplazarlo por uno electrónico. “Si puede reducir el costo de la transacción, puede aumentar la actividad económica de manera sustancial”, expresó Dawie Roodt, economista jefe de Efficient Group, una consultora financiera que espera ayudar a la ciudad a reducir los costos de transacción del papel a los medios locales de comunicación.

Liberstad en Noruega:


Mientras Orania busca hacer el cambio a las criptomonedas, ya hay una ciudad que ha completado esta ardua tarea.

Liberstad, en Noruega, afirma ser la primera ciudad inteligente en adoptar oficialmente una criptomoneda como su único medio de intercambio para el pago de los servicios municipales y los salarios de los trabajadores.

La criptomoneda oficial de la ciudad se llama CityCoin. Esta cripto se basa en City Chain, una plataforma de ciudad inteligente que permite el diseño, la implementación y el uso de servicios de próxima generación para ciudades inteligentes y sus habitantes.

El emisor de CityCoin, City Chain Labs, el cual expresa que la plataforma permite a las ciudades existentes y emergentes como Liberstad construir y ofrecer servicios realizados de forma privada, interna y voluntaria.

Esta ciudad afirma haber vendido ya 100 parcelas de terreno para posibles ciudadanos, con el plan de realizar aún más ventas de propiedad en el futuro cercano.

¿Las ciudades serán construidas sobre una Blockchain?:


La adopción de cualquier tecnología es una cosa compleja y dinámica, y se complica aún más cuando esa tecnología tiene un aspecto financiero.

Estos ejemplos de adopción tan profundos probablemente tienen un propósito al probar el potencial de la tecnología Blockchain y de las criptomonedas en un plan más pequeño, antes de dar el salto al uso mundial de la idea de la “moneda única”.

El ejemplo de Orania muestra cómo la “exclusividad” de una sociedad puede usar a las criptomoneda descentralizadas y amoral para aislarse aún más de la comunidad global que los rodea. Esto no es lo que se necesita para impulsar la adopción masiva, sino todo lo contrario.

Las ciudades y pueblos que operan con su propio sesgo de lo que es, o debería ser una Blockchain dejarán la adopción general en masa un poco varada, ya que estos proyectos se van por su cuenta en una masa de direcciones diferentes.

En su lugar, el enfoque debe estar en todas estas entidades separadas que apuntan en la misma dirección en todo el mundo para hacer que la adopción aumente con el tiempo y lleguemos a esa moneda única a nivel mundial.