La Comisión de Valores y Bolsa de los Estados Unidos, conocida como la SEC por sus siglas en Ingles. Demandó a Kik Interactive por la venta su venta de tokens pública, ICO, de más de 100 millones de dólares que la compañía llevó a cabo hace dos años.

Es una expansión de las acciones legales que comenzaron el año pasado cuando la SEC buscaba de una vez por todas controlar a las compañías que la agencia reguladora cree que emitieron valores de manera ilegal.

En la demanda, la SEC afirma que Kik realizó una oferta ilegal de tokens digitales por un valor de 100 millones de $ al vender los tokens a los inversores dentro del territorio de los Estados Unidos sin registrar su oferta y venta como lo exige la ley de valores financieros de este país.

La queja alega que Kik había estado perdiendo dinero durante años en su aplicación de mensajería en línea y que la administración de la compañía predijo que se quedaría sin nada del dinero recaudado en el año 2017, precisamente cuando comenzó a sentar las bases para el lanzamiento de su token digital, “Kin”.

La creación de un mercado en línea a través del servicio de mensajería de la compañía se financió mediante la venta de mil millones de tokens digitales para recaudar estos 100 millones de dólares.

Lo que es importante para la nueva demanda de la SEC es que Kik comercializó sus KIN como una oportunidad de inversión, y dijo a los inversores que la creciente demanda elevaría el valor de su criptomoneda y que Kik trabajaría para seguir impulsado esa demanda.

Se suponía que Kik debía hacer eso construyendo sistemas como un servicio de transacciones de Kin, un sistema de recompensas para las empresas que usaban su token, e incorporando las criptomonedas en la aplicación de mensajería existente de la empresa. Ninguna de esas características existía en el momento del lanzamiento de la ICO, alega la SEC.

La startup también dijo que mantendría 3 mil millones de tokens que podrían tradear en mercados secundarios y que aumentaría su valor, ya que “otros inversores estaban especulando sobre el éxito de la criptomoneda”.

“Al vender $ 100 millones en valores sin registrar las ofertas o ventas, alegamos que Kik privó a sus inversores de la información a la que tenían derecho legalmente e impidió que estos mismos tomaran decisiones de inversión legalmente informadas, como expresa la ley. Las empresas no enfrentan una opción binaria entre la innovación y el cumplimiento de las leyes federales de valores”. Dijo Steven Peikin, codirector de la División de la SEC. De Cumplimiento legal, en un comunicado público.

En el corazón del caso contra Kik está el argumento sobre la utilidad del token que ofreció. Si se tratara simplemente de un medio de intercambio en la plataforma de la empresa que los clientes utilizan para realizar negocios entre diferentes partes, entonces el argumento de la SEC puede parecer completamente sin bases para dicha demanda.

La socia general de Andreessen Horowitz, Katie Haun, expuso los argumentos que Kik presenta en su defensa en una larga publicación en un blog publicada el mes pasado.

 

La cripto compañía respondió a la SEC en un aviso en los medios de comunicaciones tradicionales y locales, con algunos argumentos diferentes.

La primera, que todas los tokens (y por lo tanto todas las criptomonedas) están exentas de las leyes de valores, es un cambio bastante grande.

Este argumento dependerá de si un tribunal acepta o no que una criptomoneda , por definición, una moneda de curso legal. Según alegan en su equipo de trabajo “KIN no es eso”.

Más allá de eso, Kik necesita poder demostrar que no es un security al probar que no cumple con estos tres criterios: que es una inversión de dinero, que todos los que invirtieron están comprometidos en una empresa común y que hay una expectativa de ganancias que resulta de sus esfuerzos y no de manipulaciones ilegales del mercado.

Así es como lo expresa Haun, ex fiscal federal y secretario del juez de la Corte Suprema Anthony Kennedy:

“El mejor argumento de Kik parecen ser dos, que no hay una empresa común entre ellos y los compradores de Kin. Los tribunales han sostenido que la mera venta de algo, sin prometer más, no da lugar a una empresa común.

Según la información pública que he revisado, no es obvio que Kik tuviera alguna obligación contractual con los compradores que no fuera la entrega de los tokens. Una vez que se realizó la entrega, los titulares de Kin controlaron sus fichas y podrían usarlos como les plazca, ya sea para comprar artículos o de otra manera.

Y muchos lo hicieron. Kik creó un mercado que estaba abierto y estaba destinado a lograr un intercambio real entre los participantes, por lo que Kik no era necesariamente un participante en todas las transacciones.

Por lo tanto, la SEC puede tener dificultades para demostrar una empresa común entre Kik y los compradores de sus tokens, a menos que puedan aportar pruebas que demuestren que Kik tenía obligaciones con los compradores después de la entrega de las criptomonedas”.

SEC

La defensa de Kik depende de quién usó las criptomonedas de la compañía para realizar compras a través de su servicio de mensajería, y cuál de los 10.000 compradores del token Kin en el momento de la ICO especulaba sobre el posible aumento de valor de la criptomoneda.

Por su parte, la SEC tiene su argumento expuesto en el estado de sus cargos.

“Kik dijo a los inversores que podían esperar ganancias de su esfuerzo por crear un ecosistema digital. Las ganancias futuras basadas en el esfuerzo de otros son un sello distintivo de una oferta de valores que debe cumplir con las leyes federales de valores, la ley es la ley”. Dijo Robert A. Cohen, jefe de la Unidad Cibernética de la División de Cumplimiento, en un comunicado.

Como señala la SEC, algunas empresas ya han llegado a acuerdos establecido en lugar de ir a juicio. Puede ver de estos temas de la sec en nuestro siguiente hilo.

sello de la comisión

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.