Un equipo de expertos en temas académicos conformado por profesores e investigadores renombrados de la Universidad de Oxford, como Joshua Broggi, de la Facultad de Filosofía, espera llevar la educación universitaria donde corresponde, al siglo XXI, con la primera “Universidad de la cadena de bloques” del mundo, las clases en este nuevo centro educativo comenzarán a principios del año 2019.

Los pioneros en la Universidad de Woolf usarán la tecnología Blockchain, la cual le da el poder detrás de las criptomonedas como el Bitcoin, para proporcionar un sistema de educación cara a cara, que resultará más barato para los estudiantes y se les pagará más a los profesores. “Uber para los estudiantes y airbnb para los académicos”.

La Universidad del Estado de Arizona, tiene tu propio intento de un Centro de Investigación y Laboratorio de la Blockchain, con el propósito de que esta tecnología tenga un impacto positivo en la vida real.

“La universidad define a la tecnología Blockchain, como un sistema de contabilidad digital descentralizado que es una cadena, ya que sólo se pueden hacer adiciones o cambios, añadiendo nueva información en el final del libro”.

 ¿Por qué habría de existir una universidad que enseñe únicamente sobre la tecnología Blockchain?:


Woolf es la primera universidad del mundo en utilizar su propia Blockchain privada, o mejor conocida como Ledger distribuida DLT, pero ciertamente no es la primera en investigar el potencial de esta tecnología relativamente nueva.

La Blockchain y las otras tecnologías de libro mayor distribuido , Ledgers (DLT) pueden abordar un sin fin de problemas. Primero un libro de contabilidad distribuido elimina el riesgo de que una de las personas solicite la ultima entrada y la cambie, por ejemplo que una persona solicite un título de una institución de la que no se graduó.

Los Ledgers Distribuidos también abordan el riesgo de que una persona gane una credencial de una institución que está a punto de salir del mercado, un tercer beneficio de las cadenas de bloques y los libros mayores distribuidos podría ser la eficiencia de acumular créditos de múltiples proveedores a lo largo del tiempo. Un beneficio final es el ahorro de costos al automatizar una serie de procedimientos administrativos y reducir los gastos generales de la universidad.

“Utilizaremos una cadena de bloques para crear eficiencias al administrar la custodia de la matrícula de los estudiantes, hacer cumplir el cumplimiento de las regulaciones para la acreditación y automatizar una serie de procesos” expresó Joshua Broggi.

La primera institución de utilizar la plataforma como método de prueba fue Ambrose, y fue formado por académicos de la Universidad de Oxford. El plan es tener una versión una versión digital del sistema de tutoría de Oxford que le cuesta a los estudiantes 400 $ la sesión. Si eso te parece costoso, la verdad es que es menos de la mitad de lo que cuesta una clase en persona en Oxford. Los programas futuros podrían incluir grupos más grandes y costos más bajos. Los profesores podrían ganar entre 50.000 $ y  100.000 $ al año enseñando una carga académica cómoda en línea.

“Nuestros procesos de acreditación reforzados con la tecnología Blockchain son tales que profesores y estudiantes de fuera de la Unión Europea pueden unirse a nuestra plataforma y obtener un título completo en la UE, un estudiante que no pertenece a ningún país de la Unión y un profesor que no pertenece tampoco, en un idioma que no es de ninguno de la Unión Europea”.

Además de esto, como la universidad cuenta con su propia cadena de bloques, tiene la capacidad de realizar una serie de “registros” de estudiantes y profesores, que son claves para ejecutar una serie de contratos inteligentes que validan la asistencia y la finalización de todas las tareas. Un registro de entrada puede ser tan simple como hacer clic en un botón en una aplicación de teléfono, pero ejecuta un contrato inteligente que le paga al profesor y le otorga microcréditos al estudiante.

“Nuestro objetivo final es que esto sea un motor de oportunidades de trabajo y seguridad para los académicos, así como una alternativa de bajo costo para los estudiantes”

Se espera que la universidad lance su propia oferta inicial de monedas (ICO), el profesorado podría recibir una compensación en un token de Woolf. Los profesores más adversos al riesgo podrían elegir recibir el pago en un equivalente de Woolf en su propia moneda fiduciaria.

 

Suena como un cuento de hadas, pero hay muchas dudas en realidad:


Hay un cierto nivel de escepticismo acerca de si la tecnología es realmente necesaria en la educación superior, al menos en este nivel de adopción.

“A un nivel fundamental, el proyecto malinterpreta de qué se trata la educación universitaria … Sin duda, existe el elemento educativo en un sentido estricto, pero, más ampliamente, también se trata de aprender una serie de habilidades sociales y ser parte de una comunidad del mundo real que te apoya, estimula y desafía en tu camino hacia la edad adulta … Y tampoco desde una perspectiva económica, no veo cómo podría funcionar esto los costos de matricula son de 19.200 $ al año, muchas universidades podrían beneficiarse de abrazar la tecnología, pero realmente no me queda claro lo que la Blockchain  podría agregarle a la educación como su fundamento y base”, expresó Michele Finck, autora de “Blockchain Regulation and Governance in Europe”.

En respuestas a estas muy validad inquietudes presentadas por Michele Fink, y otras muchas más de expertos no sólo de la educacion universitaria, sino tambien del ecosistema Blockchain, Joshua Broggi, fundador de la Universidad de Woolf ha respondido:

“Literalmente, no podríamos hacer lo que estamos haciendo sin una cadena de bloques atrás de todo, Espero sinceramente que sea el futuro de la educación. Woolf tiene como objetivo resolver dos grandes problemas en la educación superior: la enseñanza adjunta y el acceso de los estudiantes. La tecnologia Blockchain mientras tanto generará ahorros muy significativos y esto es crucial para el acceso de los estudiantes … Necesitamos ver nuevas ideas sobre la educación superior y universitaria, por que estamos a punto de recibir al grupo de estudiantes universitarios más grande de toda la historia, los llamado millenials, que buscarán obtener su titulo universitario en la proxima decada y a nivel mundial no estamos preparados para el futuro Necesitaríamos construir cientos de nuevas universidades. Creo que Woolf puede satisfacer parte de esa necesidad”.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.