Kakao Corp, el mayor conglomerado de Internet y filial de blokchain de Corea del Sur, renovará  otra vez su oferta inicial de monedas (ICO) luego de conseguir más  90 millones de dólares de los inversores en una oferta privada, informó la agencia Bloomberg el 11 de marzo.

Según la nota difundida por Bloomberg el lunes, Jason Han, el CEO de Ground X, explicó que IDG Capital, Cresendo Equity Partners y Translink Capital habían participado en la ronda. La firma también planea recaudar “una suma similar” en otra ronda que comienza el martes, antes de lanzar su plataforma Blockchain en junio.

Kakao mostró por primera vez su propósito de establecer una filial de blockchain en marzo de 2018, más tarde confirmaría que había lanzado Ground X para desplegar una plataforma apoyada en la cadena de bloques como base para los desarrolladores de aplicaciones. En su momento los principales ejecutivos de Kakao señalaron que tenían como plan integrar los futuros servicios basados en la blockchain con las ofertas de Internet existentes de Kakao, como la aplicación de mensajería Kakao Talk.

Es cuando Ground X lanzó una red de prueba (o testnet) para su red de blockchain propietaria, denominada Klaytn, el otoño pasado. Al cual ya se han asociado con más de 26 compañías que apuntan a ejecutar aplicaciones en Klaytn, dijo Han a Bloomberg. Algunos de estos desarrollares se encuentran el surcoreano videojuegos Wemade y la plataforma de transmisión de video Watcha, así como a una unidad de la agencia de viajes china Zanadu.

Por lo que en los planes actuales de Klaytn, es tratar de recaudar otros $ 90 millones esta misma semana. En diciembre de 2018, Kakao comunicó por primera vez que planeaba recaudar alrededor de $ 300 millones a través de Ground X para desarrollar su propio token.

Según Jason Han, CEO de Ground X, IDG Capital, Cresendo Equity Partners y Translink Capital, fueron algunos de los fondos de capital de riesgo y de capital privado seleccionados para participar en la ronda ICO.

Jason Han, CEO de Ground X

Han también manifestó que Kakao está considerando añadir uno de sus propios servicios a la plataforma, aunque esto no se ha confirmado.

“Habrá un amplio espectro de servicios, […] continuaremos teniendo conversaciones con Kakao”, subrayó Han.

La filial por su parte menciono que trabajará conjuntamente con la Fundación Digital de Seúl, una organización creada por el Gobierno Metropolitano de Seúl, para desarrollar proyectos blockchain centrados en los servicios sociales y públicos.

La compañía, que actualmente cuenta con 65 empleados, también planea contratar más a medida que se acerca el lanzamiento. Han notó cierto retraso en el lanzamiento que originalmente estaba programado para 2018, esto se debió a un mayor desarrollo necesario en la plataforma.

Ground X podría resumirse como “descentralización parcial o gradual”, y agregó que algunos de los servicios de Kakao podrían descentralizarse.

Añadió:

“La economía de fichas es un modelo de negocio que nadie podría haber imaginado antes. Hasta ahora, Kakao solo ha operado en Corea, pero a través de la cadena de bloques podríamos expandirnos en el mercado global. Eso significa tomar una parte de las ganancias que obtenemos como intermediario y usarla para expandir nuestro mercado al compartirlo con los usuarios”.

Como se informó, el gigante de Internet logró esquivar las políticas regulatorias que cada vez son más estrictas en Corea del Sur y en otros lugares, por lo que Kakao intentó llevar a cabo su ICO en Suiza, pero eso no funcionó después de que la Comisión de Servicios Financieros (FSC, por sus siglas en inglés) revelara sus planes.

A razón de lo descrito anteriormente lo había planeado a fin de garantizar que sus tokens de ICO solo estuvieran disponibles para los inversores privados registrados y examinados. Kakao salió a negar los rumores de falsos ICO, utilizando su nombre y Kakao Coin durante este período.

Sin embargo, en diciembre pasado, Kakao comenzó una Oferta de Monedas Inicial (ICO) privada para su propia criptomoneda a través de Ground X, con sede en Japón. La compañía estaba buscando aproximadamente 300 millones de inversores según los informes locales de la época, incluida una firma de capital de riesgo china.

El éxito incesante se produce cuando los legisladores surcoreanos supervisan continuamente la política de tolerancia cero del país para los ICO, que se convirtió en ilegal en 2017. Ground X tiene su sede en Japón.

Esto es un ejemplo del fenómeno conocido como un “ICO inverso”, del cual a través de las empresas existentes utilizan las ventas de fichas digitales para alcanzar algún tipo de fondos adicionales, los primeros informes sugirieron sobre la oferta en marzo.

El mes pasado, Kakao reveló en su último informe de ganancias y que el gasto en nuevas tecnologías, incluida blockchain, superó los $ 57 millones en el cuarto trimestre.