El gigante de gas estatal ruso Gazprom pronto podría comenzar a utilizar la Blockchain para ejecutar y monitorear los contratos comerciales.

Gazprom es una gran empresa rusa que se dedica al negocio de extracción, producción, transporte y venta de gas natural en Rusia, y la cual es mayoritariamente propiedad del gobierno.

Según la información obtenida al parecer señala que, la compañía rusa Gazprom se encuentra en la implementación de un modelo piloto de una plataforma basada en la tecnología blockchain, la cual permitirá la operación a través de Smart Contracts con el objeto de concluir, monitorear y ejecutar acuerdos de suministro de gas.

Por su parte el primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, no solo dio la bienvenida a la iniciativa sino que también dijo que los esfuerzos de Gazprom podrían ser seguidos por otras compañías que estén considerando usar esta tecnología.

Dmitry Medvedev

Señaló que si bien se está escribiendo y hablando mucho acerca de la tecnología de la cadena de bloques, su aplicabilidad y uso prácticos no se comprenden a menudo.

“Creo que esta tecnología tiene un futuro prometedor en nuestra industria y en las actividades de compañías como Gazprom”, expresó.

Tambien el presidente del Comité de Administración de Gazprom, Alexey Miller, se reunió recientemente con el primer ministro ruso, Dmitry Medvedev, y debatieron sobre la implementación de la tecnología de contabilidad distribuida, entre otras cosas.

Miller dijo que la compañía ya ha avanzado en el desarrollo de la plataforma prototipo y que la misma automatizará los contratos utilizando la tecnología blockchain.

“Junto con Gazprombank, hemos desarrollado un prototipo de una plataforma tecnológica para automatizar el proceso de conclusión, monitoreo y ejecución de contratos. Este sistema también proporciona el arbitraje automatizado y el cálculo de los pagos por gas “, explicó.

Asimismo indicó Miller que, todos los socios comerciales de la empresa podrán ver los datos guardados dentro del sistema, lo que hará que dicho proceso contractual sea mucho más transparente y abierto. Al mismo tiempo, la plataforma cumple con los estrictos requisitos de seguridad y está protegida contra cambios no autorizados.

Gazprom está actualmente listo para comenzar a implementar el proceso para el soporte automatizado de los procedimientos de contratación relacionados con los suministros de gas. En la etapa inicial, este trabajo solo afectará a los principales consumidores industriales”, agregó.

No obstante, el gobierno ruso muestra realmente interés en la tecnología blockchain y promueve el desarrollo de plataformas similares a la presentada por Alexey Miller para acelerar el proceso de digitalización de la economía rusa. Asimismo, Dmitry Medvedev cree que esta tecnología podría hacer que las compañías rusas sean más competitivas en el mercado global.

Por su parte en febrero pasado, la filial petrolera de Gazprom, Gazprom Neft, comenzó a probar la tecnología blockchain e Internet of Things (IoT) en logística y gestión de adquisiciones. A finales de agosto, Gazpromneft-Aero, una subsidiaria de Gazprom Neft, se dedicó al reabastecimiento de combustible de aviación, y S7 Airlines implementó una solución basada en la cadena de bloques para mejorar la eficiencia de los procesos de reabastecimiento de combustible de aviación.

Sin embargo, las autoridades rusas son menos diligentes en cuanto a su actitud hacia las criptomonedas.

El parlamento ruso parece estar poco comprometido con la tan esperada legislación sobre activos digitales, lo que dificulta el desarrollo de la industria en el territorio de Rusia. Mientras que el presidente ruso Vladimir Putin ordenó adoptar la ley antes del 1 de julio de 2019, los legisladores rusos están demorando el caso, afirmando que necesitan una investigación y un análisis más exhaustivos para evaluar todos los pros y los contras.

Además, el jefe del Banco Central de Rusia, Elvira Nabiullina, está (como era de esperar) totalmente en contra de la legalización de los activos digitales. Ella cree que las criptomonedas tienen más inconvenientes que beneficios.