Uno de los nombres más identificables en el espacio de criptografía (y quizás incluso fuera de él) se encuentra operando con una de las cadenas de bloques menos reconocibles, Florincoin (FLO).

Medici Ventures y tZERO, dos filiales de Overstock.com, han visto una oportunidad única al estar utilizando la cadena de bloques de FLO durante un buen tiempo dedicado exclusivamente al trabajo de reorganizar los derechos de propiedad.  De hecho en una ocasión, un video de la página de inicio de tZERO, se llegó a mostrar la menos conocida cadena de bloques en plena actividad.

Pero si se parece poco, es posible que no hayas oído hablar de FLO antes, y no será el unico. Pero tal vez en alguna oportunidad hayas oído “Florincoin”, el seudónimo de la blockchain cuando se lanzó por primera vez en 2013, un tanto antes del fulgor de altcoin en 2014, y la cual sonará como una campaña, por lo menos para aquellos que se hallaban en Nueva York en ese tiempo.

Un personaje relevante para ese momento fue Joey Fiscella, el creador de la moneda, un programador joven y extrovertido, tenía la capacidad de charlar con los mejores tipos de negocios en la creciente comunidad criptografíca de la ciudad de Nueva York en esa área. Mientras que el resto de la escena se concentró en el bitcoin, hasta cierto punto  litecoin y para dogecoin, pero Fiscella siempre estaba hablando de Florincoin, una moneda que tiene una cara dorada y una flor de lis dorada.

En New York Bitcoin Center, era frecuente ver a Fiscella, ya que este se encontraba trabajando en Litecoin (LTC), Bitcoin (BTC) y Dogecoin (DOGE), este aprovechaba el momento para entregar unas tiras finas de papel con llaves privadas de Florincoin.

Al inicio la idea era muy simple: Florincoin era Bitcoin, pero con un espacio adicional para hacer comentarios durante las transacciones, este contaba con 140 caracteres para ese instante.

En ese momento, era posible enviar un mensaje de 140 caracteres, similar a lo que Twitter permitió en ese momento. Sin embargo, Florincoin no pudo ser censurado.

Siempre fue un sueño con el que aún se sigue soñando hoy su fundador, desde Steemit a Peepeth to Minds, pero desde entonces Florincoin, ahora FLO, ha evolucionado.

A la fecha la mayoría de los operadores que se encuentran usando Flo la utilizan como una herramienta de indexación, algo que podría usarse como una red principal, para un Google basado en blockchain. Es así como la Medici Land Governance está adicionando registros de propiedad en la cadena de bloques FLO y T-zero está adicionando recibos de localización digital.

La Medici Land Governance no solo empezó a agregar registros de propiedad en la cadena de bloques de FLO (se asoció con el estado de Wyoming, la ciudad de Tulum en México y un funcionario del gobierno en Zambia), sino que además está agregando recibos de localización digital, que ubican la propiedad de una acción, en FLO para mitigar las ventas en corto tiempo.

Aparte de eso, FLO está siendo utilizado por Open Index Protocol (OIP), una base de datos para publicaciones descentralizadas de toda clase, y una aplicación sobre OIP llamada Alexandria, la cual permite a los usuarios que la utilizan buscar información en esa base de datos.

El Instituto de Tecnología de California, también llamado Caltech, usa FLO para almacenar más de 17,000 registros de información recopilada con microscopios, y actualmente anunció la creación de otro depósito de recopilación de datos de sus microscopios.

Lo cierto es que habría que preguntarse al igual que lo haría un entusiasta de los criptógrafos, como Flo se convertiría en una Blockchain que además cuenta con usuarios importantes y sin volverse loco aparentemente, y sin que corra con la esperanza de generar una explosión de precios en el mercado actual.

A tantas interrogantes y quien nos muestra una luz es Chris Chrysostom, un desarrollador senior de software en Medici Ventures, él dice:

“Como desarrollador, siempre estoy dispuesto a buscar diversas soluciones; la gente menciona mucho a bitcoin porque ahora es un buen punto de partida para comunicar conceptos”.

También, añadió:

“Una cosa que FLO proporciona que no hace bitcoin es que, en este momento, tiene la capacidad de aceptar 1.040 bytes de metadatos, y FLO es capaz como también está dispuesto a asumir la gran cantidad de blockchain que mucha gente critica en bitcoin”.