El Internet de las Cosas podría revolucionar a la industria del transporte

0

Nuestras vidas giran alrededor de nuestra capacidad de transportarnos de un lugar a otro. El transporte nos lleva a trabajar por las mañanas, nos permite realizar nuestros trabajos y nos anima a viajar a rincones lejanos de nuestro amplio mundo. ¿El Internet de las Cosas (IoT) podría contribuir a la industria?

Puede que ante los ojos de un número importante de personas vean a la industria de transporte pesada y tradicional, no obstante, el desafío consiste en recordar vívidamente como era el mundo de fines del siglo XIX. Probablemente miles de personas pensaron que el primer automóvil era una invención nueva que nunca se afianzaría en la sociedad. El automóvil fue revolucionario, al igual que el camión, el tren y el avión. Hoy el día el transporte nos permite acceder un número sin fin de experiencias. ¿Qué es engorroso y tradicional? Puede ser, sin embargo esta industria no es reconocida por renunciar a la innovación y a la adaptación.

Por consiguiente, no debería ser una sorpresa que esta sea un espacio importante para el Internet de las Cosas (IoT). Esta tecnología continua siendo un líder importante en el futuro de los negocios; de hecho, la Tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) de IoT se estima en 28.5%. Los integradores de sistemas se están volviendo cada vez más cruciales a medida que las empresas piensan en expandirse en el territorio en gran medida inexplorado que es IoT.

Un dato relevante es que los expertos han pronosticado que la industria del  transporte gastará alrededor de los $40 mil millones anualmente en IoT para 2020. Esto implica que deberíamos ser capaces de imaginar que la adopción de las tecnologías de IoT aumente drásticamente, y sus aplicaciones en el transporte podrían producir un cambio importante en nuestras vidas cotidianas.

Como consumidores, podríamos ser capaces de observar mayor conveniencia, seguridad y compromiso con el servicio por parte de las empresas dentro de la industria. Como empresarios, debemos comprender la importancia de estas tecnologías desde el principio y capitalizarlas como pioneros, específicamente en el espacio de las ciudades inteligentes.

Queda bastante claro lo revolucionario que puede ser esta tecnología en el sector transporte, pero ¿cómo se verán estas tecnologías? ¿Dónde deberíamos esperar encontrarlos?

Ya hemos comenzado a ver la incorporación de IoT en el transporte. Pueden ser tan pequeños como una comunicación de vehículo a persona y a gran escala como la logística de envío de monitoreo de una empresa global.

Diagnóstico preciso


Probablemente un número importante de usuarios no conocen nada o muy poco sobre su automóvil. Los carros son piezas complicadas de maquinaria. Hay algunos conocimientos básicos que todo propietario de un automóvil debería tener, no obstante hay muchas otras piezas de trabajo que son útiles para mantener un automóvil en óptimas condiciones. Estos requieren un conocimiento más profundo del funcionamiento de un automóvil y sus componentes.

Afortunadamente, desde 1996, los puertos de diagnóstico a bordo (OBD) se han instalado en los automóviles para ayudar a los fabricantes y mecánicos a obtener información sobre la salud de un automóvil. Los consumidores ahora tienen acceso a esta información a través de dispositivos, como el adaptador automático, que se conecta al puerto OBD para monitorear la salud del motor junto con una gran cantidad de otras capacidades, como rastrear el automóvil hasta su lugar de estacionamiento.

Sin embargo no hay razón para para conformarse con ello. Este tipo de tecnología es muy importante para las empresas que trabajan en esta industria. Las compañías con flotas de vehículos gastan millones de dólares en costos cuando sus vehículos se descomponen repentinamente en el medio de una ruta o en manos de un cliente. Con IoT, las empresas podrían administrar el rendimiento de su flota sin importar dónde estén y detectar problemas antes de que ocurran.

Las empresas también pueden optimizar otros factores más allá de la salud del vehículo, como el consumo de combustible y el tiempo de inactividad. Esto no solo ayuda a reducir los costos para las empresas, sino que también alivia a los conductores de tareas monótonas (y con frecuencia propensas a errores), como la generación de informes manuales.

¡El tráfico podría desaparecer!


Una realidad es que a nadie le gusta el tráfico. Tiene una capacidad impresionante de causar una irritación instantánea, además desperdicia millones de galones de gasolina y reduce profundamente las horas de trabajo que de otro modo serían productivas. De acuerdo con el estudio de Urban Mobility Scorecard 2015 de Texas A & M, los viajeros estadounidenses gastan en promedio 42 horas adicionales al año sentados en el tráfico además de su viaje diario. En áreas urbanas muy congestionadas, ese número se eleva a más de 80. IoT, incluidas las aplicaciones Smart City IoT, están preparadas para abordar estos problemas en el transporte.

Aquí es donde entra la IoT. Los vehículos completamente autónomos podrían ser una cura importante contra el tráfico. Cuando un automóvil depende de sensores inteligentes para comunicarse con los automóviles que lo rodean, el flujo de tráfico será más constante en lugar de detenerse y apagarse debido a algunos malos conductores.

Antes de que ocurra este futuro totalmente autónomo, podemos usar IoT para permitir un mapeo de rutas más inteligente para evitar la congestión.

De hecho, Waze aprovechó esta oportunidad de negocio hace años al permitir a los conductores y pasajeros compartir información sobre su ruta con otros conductores. Con más vehículos habilitados para sensores y cámaras en la carretera, hay muchas oportunidades para que las empresas y las autoridades de transporte creen sistemas que optimicen las rutas en tiempo real sin depender de las aportaciones de los seres humanos.

Los fabricantes de automóviles también se sumergen en IoT. Están construyendo tecnología en sus automóviles para aliviar el estrés que el tráfico impone a los conductores. Ford tiene una tecnología bien conocida llamada Traffic Jam Assist: un modo que permite que el automóvil iguale la velocidad del automóvil que tiene delante en una congestión. Este tipo de ajuste de velocidad no solo facilita los estados de ánimo de los conductores; también suaviza los flujos de tráfico y disminuye los patrones de congestión. Otros fabricantes de automóviles han hecho lo mismo, demostrando la importancia de la voluntad de los fabricantes de automóviles de adoptar tecnologías habilitadas para IoT en sus negocios de forma proactiva.

Transformando el significado de la propiedad del vehículo


Según un estudio reciente realizado por Tony Seba y James Arbib, la propiedad de automóviles disminuirá un 80 por ciento para el año 2030. De hecho podemos observar como en la actualidad un número importante de personas han optado por prescindir de automóviles propios. Están optando por utilizar plataformas para compartir vehículos y viajes como Uber y Lyft, además de depender de la mejora constante de los servicios de transporte público.

El uso compartido de viajes se está convirtiendo en un costo competitivo con el costo total de la propiedad de automóviles (titulación, seguro, mantenimiento, gasolina y más). Un día, pronto, esos modelos de transporte posteriores a la propiedad podrían inclinar la balanza para siempre.

Con un mayor número de empresas recurriendo a IoT, estas plataformas continuarán expandiéndose, multiplicándose y lograrán abaratarse mucho más, reduciendo así la demanda de automóviles. Entonces, ¿cómo estas empresas emplean IoT? Un vehículo debe ser rastreado, sin importar la ubicación, y transmitido a través de una plataforma para que los usuarios lo encuentren y lo utilicen.

La empresa matriz de Mercedes saltó a bordo al comprar una participación mayoritaria en  Car2Go, un programa de automóvil compartido que permite a los usuarios desbloquear un vehículo de su flota con su teléfono y conducirlo a cualquier lugar dentro de ciertos límites. Es necesario realizar un seguimiento de otros factores, como los niveles de combustible y el estado de la batería, que se relacionan con la administración de flotas habilitada para IoT. Estos sistemas no pueden funcionar sin IoT y cada vez serán más inteligentes y estarán más extendidos a medida que otras partes interesadas ingresen al juego.

No obstantes, es importante resaltar que esto no solo debe ser aplicado para automóviles. Con bicicletas y scooters eléctricos que ingresaron a la obra en los últimos años con compañías como  Bird y Lime, hay diversas formas diferentes en que las empresas pueden capitalizar el uso compartido de vehículos y expandir su negocio de IoT al tiempo que benefician a ciudadanos y gobiernos.

Una logística eficiente


Las tareas de los gerentes de flota van más allá de simplemente administrar vehículos. Por lo que el Internet de las Cosas puede ayudarlos a hacer un esfuerzo adicional. Se pueden emplear múltiples tecnologías de IoT para realizar un seguimiento de los envíos, optimizar las rutas de envío y envío, reducir los costos asociados con las ineficiencias en la logística y mejorar los resultados. La incorporación de datos de avisos meteorológicos y memos de cierre de carreteras puede ayudar a que las operaciones se desarrollen sin problemas. Además podría informar a las partes interesadas sobre el estado de las operaciones en tiempo real, una gran victoria en una era en la que la gratificación instantánea es primordial.