El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha advertido que el rápido crecimiento de los cripto activos podría crear “nuevas vulnerabilidades en el sistema financiero internacional”, ya que los bancos del mundo se ajustan al reciente auge del cripto ecosistema.

Actualmente el sistema financiero tradicional está examinando a las criptomonedas, incluyendo Bitcoin, XRP, Ethereum, EOS y Stellar, con el objetivo de evaluar cómo estas podrían integrarse como herramientas de inversión y formas de mover dinero a través de las fronteras de forma mucho más eficiente y económica.

Básicamente el entusiasmo por las cripto divisas, basadas en la tecnología de cadena de bloques, ha impulsado el precio de muchos de estos activos digitales. De hecho, como muchos sabrán, el año pasado el precio de BTC se disparó de menos de $1.000 a principios de 2017 a casi $20.000 en diciembre de ese mismo año.

No obstante, este mercado se caracteriza precisamente por su volatilidad, es por lo que el precio de BTC ha retrocedido bruscamente, cotizando en la actualidad a alrededor de $6.500 y arrastrando a muchas de las mayores criptomonedas, muchas de ellas registrando descensos del 80% desde sus picos.

“Las infracciones de la seguridad cibernética y los ciberataques en infraestructuras financieras críticas representan una fuente adicional de riesgo porque podrían socavar los sistemas de pago transfronterizos e interrumpir el flujo de bienes y servicios. El rápido crecimiento continuo de los activos de cifrado podría crear nuevas vulnerabilidades en el sistema financiero internacional “ de acuerdo al último informe Perspectivas de la Economía Mundial, publicado por FMI.

De hecho, precisamente por ello, los reguladores financieros de todo el mundo han buscado emprender acciones con el objetivo de controlar el fenómeno de Bitcoin y de la Blockchain.

El Reino Unido, por ejemplo, el mes pasado calificó al cripto ecosistema como un “Wild West” y sugirió que la supervisión de la creciente industria se transfiera a la Autoridad de Servicios Financieros.

No es misterio para nadie cuales son las preocupaciones de las organizaciones y países que buscan controlar al ecosistema. Un dato relevante es que en febrero, la directora del FMI, Christine Lagarde, expresó que la acción reguladora internacional sobre las criptomonedas es “inevitable” y que las preocupaciones del FMI sobre los cripto activos provienen en gran medida de su uso potencial en actividades financieras ilícitas.

“Una reversión indiscriminada de la reforma y la supervisión regulatoria posteriores a la crisis, tanto a nivel nacional como internacional, podría alentar una toma excesiva de riesgos, lo que conduciría a una mayor acumulación de vulnerabilidades financieras”, advirtió el último informe de octubre del FMI.

La adopción de las monedas digitales en el espacio financiero tradicional parece haber tomado pasos de gigantes. Algunos bancos están considerando seriamente en implementar el nuevo servicio xRapid ofrecido por Ripple Labs, que maneja las transferencias transfronterizas utilizando el token XRP digital y está diseñado para funcionar como un puente entre diferentes monedas de todo el mundo, permitiendo a los proveedores de pagos y los bancos procesar transacciones transfronterizas más rápidas. A principios de este año, el presidente ejecutivo de Ripple Lab, Brad Garlinghouse, alardeó de que habría “docenas” de bancos utilizando xRapid para fines de 2019.

Por otro lado tenemos a uno de los gigantes bancarios, Goldman Sachs, quien ha decidido experimentar con productos Bitcoin para permitir que los clientes participen en el mercado de los activos digitales.

Mientras tanto, un informe del mes pasado de la firma de ciberseguridad McAfee descubrió que los delincuentes cibernéticos están incrementando sus esfuerzos para atacar dispositivos con malware criptomoneda.

Christian Beek, el científico principal e ingeniero principal de McAfee Advanced Threat Research, manifestó que en los últimos años, los dispositivos como los enrutadores de Internet se han convertido en posibles objetivos para la llamada criptografía.

Según McAfee, se han robado aproximadamente 1.500 millones de dólares en criptomonedas en los últimos dos años.

No obstante, esta no se trata de la primera vez en la que el Fondo Monetario Internacional ha decidido advertir sobre los riesgos de las monedas digitales. El informe de estabilidad del FMI de la semana pasada decía:

“A pesar de sus beneficios potenciales, nuestro conocimiento de sus riesgos potenciales y cómo podrían desarrollarse aún se está desarrollando. Los mayores riesgos de ciberseguridad plantean desafíos para las instituciones financieras, la infraestructura financiera y los supervisores. Estos desarrollos deben actuar como un recordatorio de que el sistema financiero está evolucionando permanentemente, y los reguladores y supervisores deben permanecer atentos a esta evolución y listos para actuar si es necesario”.

Por otro lado, el fondo también enfatizó que espera una disminución en el volumen de comercio mundial, ya que se espera que el flujo total de bienes y servicios crezca un 4,2% este año y un 4% el próximo año, una caída de 0,6 y 0,5 puntos porcentuales, respectivamente, en comparación con estimaciones anteriores.

El fondo dijo en el informe que las revisiones a la baja fueron notables en varios países: Argentina, Brasil, México, Irán y Turquía, muchos de los cuales han estado experimentando con criptomonedas.

Las economías emergentes en su conjunto han experimentado mayores volúmenes de salidas de capital a medida que los inversores cambian su dinero, a menudo a Bitcoin u otras criptomonedas para esquivar los controles de capital.

¿Los cripto activos reducirán la demanda de dinero del banco central?


De acuerdo a un informe publicado en junio de este año por el FMI, enfatiza que aunque por el momento los bancos centrales no se han vuelto obsoletos, es válido hacerse la siguiente pregunta “¿la política monetaria seguirá siendo efectiva en un mundo sin dinero del banco central?”

Evidentemente por el momento las criptomonedas aún son asociadas con volatilidad e inseguridad, por lo que no gozan del mismo grado de confianza que lo ciudadanos poseen en las monedas fiduciarias.

“¿Pero serán más utilizados en el futuro? Una trayectoria más larga puede reducir la volatilidad, lo que aumenta la adopción. Y con mejores reglas de emisión, tal vez reglas “inteligentes” basadas en inteligencia artificial, su valoración podría volverse más estable”.

Por otro lado pone en relevancia el hecho de que ya han aparecido las monedas “estables”, donde algunas están vinculadas a las monedas fiduciarias existentes, mientras que otras intentan emitir reglas que imitan las políticas de inflación o de fijación de precios; a lo que ellos le llaman “banca central algorítmica”.

Luego ponen en relevancia las siguientes preguntas: “¿Cómo deben responder los bancos centrales? ¿Cómo pueden evitar la presión competitiva que los activos criptográficos pueden ejercer sobre las monedas fiduciarias?

Christine Lagarde

Entonces Christine Lagarde expresa que  “la mejor respuesta de los bancos centrales es continuar ejecutando una política monetaria efectiva, mientras se abre a nuevas ideas y nuevas demandas, a medida que las economías evolucionan”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.