China sigue con las presiones a las criptomonedas

0

Las autoridades chinas han bloqueado a más de 120 Exchanges del extranjero que trabajan dentro del territorio, según informa el periódico South China Morning. El razonamiento exacto de las autoridades del gobierno central chino no es del todo claro, el Banco Central Chino no ha respondido a ningún tipo de declaraciones, aunque algunos especulan que los bloqueos sistemáticos es una respuesta al aumento del riesgo financiero y la estabilidad económica que está viviendo en la actualidad el gigante asiático.

El gobierno continuará monitoreando cualquier nuevo aviso de todo sitio de noticias criptográficas o de posible nuevas ofertas iniciales de moneda (ICO). Si aparece alguno, el gobierno ha expresado que los cerrará inmediatamente y negará el acceso de los usuarios que intenten ingresar al bloquear sus direcciones IP.

La medida se produce luego de que las autoridades locales de la capital China, Pekín, prohibieran a algunos hoteles que organizaran eventos que tuvieran cualquier cosa que ver con las criptomonedas, y bloquearon las cuentas de noticias de Blockchain y criptografía en WeChat (la mayor empresa de medios y redes sociales del país) la semana pasada. Al menos ocho medios del cripto ecosistema se vieron afectados en la plataforma. 

ICO son vistas de mala manera.


 La posición negativa de China a todas las cuestiones referentes a la criptografía no es una real sorpresa. En septiembre de 2017 las autoridades chinas prohibieron la salida al mercado de cualquier ICO y eliminaron las Exchanges chinas existentes hasta ese entonces.

En lo que respecta a los reguladores chinos, las ICO no son más que:

“Actividades ilegales de recaudación de fondos no autorizadas”

Pero en este aspecto seamos sinceros, sus preocupaciones están más que justificadas, ya que se descubrió por parte de varios analistas que la gran mayoría de ICOs en China eran  completas estafas, que robaban a la población su dinero, ganado con reclamaciones dudosas y promesas de riquezas muy buenas para ser verdad.

Pero los múltiples intentos por parte del gobierno central del gigante asiático de deshacerse de las cripto divisas no parecen haber sido muy exitosas. Si bien la noticia de la represión masiva al ecosistema de 2017 provocó que el mercado internacional de criptos cayera en picada, Forbes informó que los mercados locales dentro del territorio chino se recuperaron semanas después del gran choque y volvieron a la normalidad.

Seguridad en la Blockchain, no en las criptomonedas.


Cualquiera que sean las reservas que el gobierno chino parezca tener sobre las criptomonedas, no se puede decir lo mismo de otra tecnología, ya que esta visión no cae sobre la tecnología subyacente a todo el ecosistema, las cadenas de bloques.

En 2017 el Banco Central de China abrió su propio instituto de investigación de las divisas digitales, muy cerca del distrito financiero de Pekín, sugiriendo que una moneda digital nacional respaldada por el estado y con base en la tecnología Blockchain podría estar a la vuelta de la esquina, y así seguir los pasos de su aliado político y económico Venezuela. 

Por su parte, el Ministerio de Tecnología e Innovación de China abrió una instalación de investigación llamada “Trusted Blockchain Open Lab” pocos días después de que se anunciara la prohibición del cualquier tipo de comercio o transferencias en Bitcoin.

De hecho, el Banco Central ya desarrolló un prototipo de una criptomoneda estatal a finales del año pasado, pero aun se desconoce el cronograma exacto del proyecto.

Por otra parte, tenemos el súper proyecto del gobierno central chino junto con los gobiernos regionales de sustituir su sistema de facturas fiscales por uno puramente respaldado en la Blockchain, para evitar así el fraude y la evasión fiscal, el cual es uno de los más grandes del mundo.

Entonces, aunque la prohibición respecto a todo lo referente mundo de la criptografía podría mantener al sistema financiero tradicional y ortodoxo en china más que seguro ante cualquier cambio de los productos ahí trazados, también podría despejar el campo para que China al igual que Venezuela, libere su propia criptomoneda.