Entre muchos, la cripto comunidad de Bitcoin durante los últimos años ha estado trabajando con dos ideas particularmente importantes relacionadas con el futuro del cripto activo.

Una es la narrativa de la adopción institucional:

La idea de que las instituciones comenzarán a comprar, o al menos que se les facilite entrar al cripto mercado, BTC como una inversión.

La otra narrativa es la de la descentralización:

Hace hincapié en el control de la propia soberanía monetaria, y la facilidad con que las personas pueden participar en esta red de Hodlrs a un costo asequible.

Si bien ambos son importantes a su manera, teniendo en cuenta como operan las instituciones, es probable que estas dos perspectivas entren en conflicto alguna vez en el futuro cercano.

Sin embargo, esto no tiene por que ser un problema. Lo que es más probable que veamos es un Fork en el uso de Bitcoin para que el mundo de los minoristas y el de las instituciones tengan cubiertos todos sus propósitos, y en consecuencia cada uno manejara el mismo Bitcoin, pero de maneras diferentes.

La institucionalización del Bitcoin, esta tesis tiene varias aristas diferentes:

Hay lo que los expertos llaman, la tesis del “dinero duro”:

Este BTC será reconocido como una forma superior de dinero, debido a su política monetaria y será adoptado en masa por los inversores institucionales.

En este caso, estos inversionistas serán como fondos de pensiones, fondos de inversión, aseguradores y posiblemente los bancos centrales, expresan los que apoyan a esta tesis.

Sin embargo, parte de la adopción institucional es mirar mas allá de los beneficios subyacentes del cripto activo y determinar si existe un interés para que la gente lo compre, lo venda, lo ahorre y lo intercambie, por otra cripto o por dinero fiduciario.

En cada lugar donde haya apetito por un activo financiero, las instituciones facilitaran el camino para que este apetito sea cubierto. En este caso, los inversores también serán personas físicas e individuales.

Sin embargo, el desafío al cual se enfrentan las instituciones al trabajar con Bitcoin en cualquiera de los casos es que los instrumentos financieros para las instituciones no tendrán en HYPE que está acostumbrado el cripto ecosistema, sino que serán aburridos y tediosos.

Durante muchos años, las funciones de custodia se han centralizado en el mundo institucional especializadas en el sector financiero, los cuales mantienen y aseguran estos activos y realizan todas las funciones de gestión que sean necesarias en nombre de los propietarios que confiaron sus activos en estas plataformas.

Pero para Bitcoin, el tema de la custodia es un gran desafío, por ello pocas empresas han tratado de ofrecer este servicio para los cripto inversionistas, y no sólo se dificulta por una razón técnica, sino porque la claves privadas además de las criptomonedas deben estar seguros.

¿Cómo las instituciones manejaran los Forks y los Hard Forks? ¿Necesitarán una función de compensación central para eliminar el riesgo? ¿cómo gestionar los riesgos de sanciones por tarifas de transacción si un minero toca un bloque en un país sancionado?, estas preguntas y muchas muchas más son los que se hacen las instituciones que ven la llegada del BTC al mundo financiero tradicional muy cuesta arriba.

Para las instituciones mantener las claves privadas seguras también, rara vez es sensato desde el punto de vista operativo:

Pocas instituciones financieras tienen la experiencia interna, ni tienen el deseo de asumir este proceso técnico tan complejo, al menos por los momentos.

En consecuencia, para que se cumpla el sueño de parte de la cripto comunidad de que las instituciones se unan al cripto ecosistema, estos problemas deberán ser abordados, y según los expertos serán abordados de la misma manera en que generalmente se manejan los instrumentos financieros tradicionales, con estándares y productos centralizados.

Estas normas pueden definir que tipo de Fork que se puede aceptar, y que procesos seguir para gestionar los riesgos de las sanciones, que la industria institucional querrá garantizar que estén en línea con sus pares, en temas de regulaciones y leyes, para así gestionar las percepciones de los clientes y reguladores.

Los productos centralizados administrados por empresas especializadas pueden incluir cámaras de compensación y cámaras de limpieza, los cuales ya estamos empezando a ver dentro del cripto ecosistema, con ayuda de bancos e instituciones financieras tradicionales.

Si bien hay oposición a esta centralización, y en particular a como ciertos de estos mencionados custodios administrarán estas posibles bifurcaciones, la realidad es que pocas instituciones financieras tradicionales, al menos en el corto plazo, desean emprender en este lado de la administración de los activos digitales.

Por estas razones es que la otra parte de la cripto comunidad se opone a la institucionalización de la primera criptomoneda del mundo, ya que con ello traería centralización y controles, lo cual traicionaría las ideas originales de Satoshi Nakamoto, y la razón principal de su existencia, que sea manejado por sus usuarios y que la red sea de ellos, de nadie más, verdadera libertad financiera.

La otra tesis es que; ¿De que sirve el dinero resistente a la censura, si se lo estandariza y centraliza de tal manera que ahora si puede ser censurado?:

Bitcoin sin duda es resistente a la censura, sino pregúntenle a los amigos de Venezuela, Argentina, India, Irán, Turquía y muchos lugares más en donde el dinero fiduciario no es sinónimo de estabilidad y libertad financiera, sino todo lo contrario.

BTC es efectivo en pro de la libertad, porque permite a las personas almacenar su dinero y resguardarlo de un gobierno del cual ellos no confían.

Si existe una demanda para mantener el dinero alejado de los entes centrales de un país, o región, y Bitcoin es eficiente haciéndolo, entonces, naturalmente, los gobiernos de estos países querrán poner sus garras sobre “eso” que está generando perder parte de su poder monopólico.

Los custodios centralizados, las cámaras de compensación, y las organizaciones de estandarización pueden ser influenciadas por dichas jurisdicciones a través de la emisión de leyes, regulación, estatutos, dictámenes y por lo tanto, no se consideraría resistente a la censura.

Por ejemplo, un habitante de India aunque desconecten el internet de su país seguirá teniendo sus Bitcoin en su billetera, gracias a un nodo en España, y a un minero en lo más profundo de Brasil, y si son censurados en España y en Brasil, nuestro amigo de la India tendrá igual sus BTC, gracias a un nodo en Japón y un minero en Caracas, esta es la belleza de las criptomonedas, cuando lo vemos desde el punto de vista de libertad, no de nivel de precio o institucionalización.

Ahora, si BTC por aluna razón no fuese eficaz como herramienta de libertad, es poco probable que se adopte como tal, en cuyo todo caso, toda la discusión de los pro  cripto centralización es una perdida de tiempo total.

Que el poder de luchar por la libertad de BTC se vea afectado de cualquier manera, lo más seguro es que generará un éxodo masivo de estos usuarios que lo usan para ello, por lo que generará un gran crisis en todo el cripto ecosistema.

Por más que podamos suponer que usted lector es un fanático de BTC, o un evangelista, y es optimista por su poder disruptivo final, deberíamos ser pragmáticos acerca de los obstáculos para que nuestra criptomoneda favorita sea adoptada como un deposito de valor definitivo.

Ponga el ejemplo, si le ofrecen 100 $ en oro o 100 $ en Bitcoin, ¿cuál fuese su elección?, los estudios dicen que aun casi el 95 % de las personas escogerían el oro, ya sea por que es físico, tangible, su valor es estable, o por que por milenios ha sido la reserva de valor favorita del ser humano.

Las criptos tendrán que mejorar significativamente en su facilidad de uso, particularmente en relación con la administración de las claves privadas.

Necesitará una reducción de volatilidad percibida y la liquidez en estos países que necesitan dinero resistentes a la censura, que por su naturaleza probablemente tengan controles de capital que restringen el movimiento de dinero, podemos poner un buen ejemplo del caso de la cripto compañía Dash en Venezuela.

En ultima instancia necesitaremos un cambio en la percepción general de que Bitcoin sea visto como una reserva de valor a la par del oro o incluso superior, la cual no es una hazaña en si misma.

Entonces, muchos en el cripto ecosistema son optimistas de que se pueda lograr, es muy probable que tengamos todos dentro del ecosistema, un largo camino por recorrer.

Si Bitcoin logra alcanzar este estado, la conclusión lógica es que esperaríamos que BTC tenga un estado dual en el futuro.

En los países en donde las personas tienen mayor fe en el estado que los gobierna, y en los bancos centrales, la resistencia a al censura es mucho menos atractiva, y por lo tanto, el Bitcoin podría verse como un producto de inversión similar al oro, con la mayoría de los activos seguros en instituciones centralizadas.

Sin embargo, en partes del mundo bajo régimen opresivos, Bitcoin puede estar más cerca de ser un activo ilegal, o por lo menos altamente restringido, donde debería haber un mayor énfasis y necesidad de autogestión de carteras y llaves.

La centralización de los productos y servicios que ofrece Bitcoin no es mala en sí misma, ya que habrá una demanda diferente para el activo de diferentes mercados.

 Sin embargo, es crítico que el BTC en su base siga siendo un medio descentralizado y resistente a la censura de la transferencia y el almacenamiento de valores como sin resistencia a la censura, no tenemos ninguna innovación, y no se hubiese llegado a este punto sin ella.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.