El Bitcoin (BTC) se ha convertido en una especie de salvavidas para una comunidad pequeña, pero que se encuentra en un crecimiento importante, en los territorios palestinos ocupados de la Franja de Gaza y Cisjordania.

Un analista financiero de Gaza llamado Ahmed Ismail, calculó que existen al menos 20 oficinas de “Exchange” no oficiales que ofrecen criptomonedas a los usuarios locales. De hecho, Ismail tiene 30 clientes a los que les ayuda a usar BTC para comprar inversiones en el exterior, como acciones, ya que no hay alternativas locales para poner dinero a trabajar.

Mohammed, un comerciante de BTC en Gaza, expresó que durante los últimos cuatro años ayudó aproximadamente a 50 familias al mes a comprar un promedio de $ 500 en Bitcoin, esto con el objetivo de enviar dinero al exterior o comprar en línea.

“Bitcoin, en la opinión de la comunidad, es más barato, más seguro y más rápido”, dijo. “Nada funciona cuando se trata de los bancos palestinos. Las billeteras de Bitcoin son los bancos alternativos para los ciudadanos palestinos”.

Si bien Palestina no es la única parte del mundo aislada desde el punto de vista político y económico, donde las criptomonedas en general se están abriendo camino, es algo único entre estos mercados en términos de los controladores y las limitaciones de la adopción.

Por ejemplo, los palestinos no enfrentan el tipo de hiperinflación que impulsa a venezolanos, iraníes y turcos a obtener una moneda digital con un suministro limitado, ya que no tienen una moneda nacional en absoluto, sino que usan monedas extranjeras estables.

Pero otra propiedad central de las redes públicas de Blockchain es particularmente atractiva en los territorios palestinos: resistencia a la censura.

Cualquiera está en la posibilidad de realizar una transacción de Bitcoin peer-to-peer. Una vez que es realizada la transacción, no puede ser vetada por un intermediario. Esto parece resolver un problema real para una población con acceso restringido a la economía global en medio del conflicto en curso con Israel. Incluso a los partidarios de Occidente se les cerraron sus cuentas bancarias por enviar dinero a los palestinos.

“No hay una pasarela de pago, algo así como PayPal, para que los empresarios reciban pagos a nivel internacional”, manifestó Laith Kassis, director ejecutivo de la organización no lucrativa Palestine Techno Park en Cisjordania. “Así que aquí viene soluciones en la cadena de bloques con nodos privados”.

Sin embargo, una moneda electrónica local no puede hacer mucho en un lugar donde los cortes de energía pueden convertirse en una rutina diaria e incluso donde los bancos tradicionales a veces tienen dificultades para realizar transacciones con gran parte del mundo exterior.

Si bien el envío o recepción de BTC puede no tener fricciones actuales, las vertientes de entrada y salida simplemente no existen en los territorios palestinos.

Los palestinos no tienen forma de obtener sus shekels israelíes, dólares estadounidenses o dinares jordanos para intercambios encriptados en línea, ya que ninguno de ellos trabaja con bancos locales. Por lo tanto, deben confiar en los distribuidores como puentes de liquidez, y eso agrega una fricción nuevamente.

Una trabajadora tecnológica palestina expresó que cuando trató de cobrar un pago de Bitcoin de un empleador remoto, no pudo obtener un precio fijo de los comerciantes en Gaza porque los precios de las criptomonedas estaban subiendo en ese momento.

Como tal, Saifdean Ammous, el autor nacido en Palestina de “The Bitcoin Standard”, es escéptico sobre cualquier afirmación de que la criptomoneda actualmente ofrece una solución al estrecho problema económico de su tierra natal.

“Si las personas que quieren realizar la transacción no tienen saldos en Bitcoin, entonces simplemente están agregando capas adicionales de conversión de su moneda de origen a Bitcoin y de vuelta a la moneda local”, enfatizó Ammous, que es profesor de economía en la Universidad libanesa americana. “Esa nunca va a ser una solución sostenible”.

Otro plan no sostenible, desde su punto de vista, son los procedimientos publicitados de la Autoridad Monetaria Palestina para crear una criptomoneda nacional. Ammous dijo que “pasa completamente por alto pensar en Bitcoin como una solución de pago que se puede agregar a los sistemas monetarios existentes”.

Él agregó:

“Más bien, BTC es su propio sistema monetario y tendrá sus propias soluciones de pago”.

Además, las comunidades palestinas giran en torno a redes de confianzas locales y activos físicos como efectivo, porque las altas tasas de desempleo y pobreza crean necesidades diarias urgentes. Según estimaciones del Banco Mundial, el 21 por ciento de los palestinos viven por debajo de la línea de pobreza con menos de $ 5.50 por día.

En ese contexto, queda en evidencia de que los activos volátiles e ilíquidos son predominantemente útiles para las transacciones transfronterizas, pero no para las diarias.

Por otro lado, los optimistas de la industria tecnológica como Kassis adoptan un enfoque diferente al de Ammous o Ismail al comprometerse con el PMA.

Kassis’s Techno Park organizó su primer campamento de Blockchain la primera semana de septiembre, con 29 participantes, desde estudiantes hasta empresarios y funcionarios gubernamentales. Al final del campamento de entrenamiento técnico de cinco días, varios desarrolladores estaban trabajando en nuevas aplicaciones. Representantes del PMA han participado en la programación educativa del centro.

“Todo el ethos de los libros contables descentralizados juega con la necesidad de la comunidad palestina de hablar peer-to-peer, que permitirá a los empresarios palestinos hacer negocios a nivel internacional”, dijo Kassis, y agregó:

“Creo que la Blockchain y fintech tienen un gran potencial para cambiar la dinámica de nuestra economía y resolver muchas de las limitaciones financieras aprovechando la descentralización de la red”.

Kassis dijo que espera que los próximos programas como el hackathon criptográfico de Techno Park a finales de este año aprovechen las conexiones de la Diáspora para fomentar la experiencia local en soluciones de pago institucional.

Hasta ahora, los seminarios Blockchain del Techno Park en cuatro universidades de Cisjordania han discutido sobre pilotos patrocinados por el gobierno, cripto servicios empresariales ofrecidos por compañías como Ripple, y ofertas iniciales de monedas, además de bitcoin.

“Se trata de crear conciencia y crear nuevos mercados”, dijo Kassis. “La generación más joven tiene más conocimientos sobre criptografía, más que los departamentos de TI de los bancos”.

E incluso en caso de que sea demasiado pronto para que Bitcoin haga una gran diferencia ahora, Ammous dijo que cree que a largo plazo tiene un gran potencial para provocar un cambio social.

Ammous argumenta que los gobiernos, incluidos los de Medio Oriente, han podido financiar ideas destructivas, como las guerras, precisamente por su capacidad de emitir fiat sin respaldo a través de los bancos centrales.

“Lo importante es que cuanto más crezca BTC, más se privará a los gobiernos de la capacidad de imprimir más dinero”, dijo Ammous, y concluyó:

“Creo que, a la larga, esto va a ser algo muy bueno para todo el mundo, especialmente en los lugares del Medio Oriente”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.