Hay que mirar hacia atrás, por qué y cuándo se creó el Bitcoin, ya que estamos cerca de su décimo aniversario. Y ya lo hemos mencionado mucho estos últimos días en otros de nuestros artículos. Era en el año 2008, luego del comienzo de la crisis financiera.

Si Bitcoin y la tecnología de cadena de bloques fueron catalizados por una crisis financiera, y visto como una solución para la misma, uno creería que toda crisis debería seguir de una creación de un sistema digital efectivo para contrarrestarla y que podría ser extremadamente beneficioso. Es por este motivo que muchos creen que el verdadero valor de esta tecnología revolucionaria y disruptiva, se sentirá en lugares de todo el continente que en promedio es más pobre, el africano, y no necesariamente en el moderno primer mundo.

Hay infinitos problemas en todo el continente africano que deben resolverse rápidamente. Estos problemas también pueden ser solucionados con algunos principios claves e inherentes de la cadena de bloques, como la transparencia y la descentralización.

Desde elecciones hasta el envío de remesas internacionales, así como servicios de energía y alternativas bancarias que aumenten la inclusión de los no bancarizados en el territorio africano. África tiene muchos sistemas rotos que podrían ser arreglados con la nueva tecnologías disruptivas.

Ni siquiera se tratar de usar la Blockchain para hacer un parche al continente, hay una verdadera oportunidad para que muchos países africanos adopten esta tecnología, y en una relación aun mayor que sus contrapartes en otras regiones del mundo para convertirse en líderes mundiales del ecosistema de la Blockchain.

África gracias a la colonización fue victimas de saqueos durante cientos de años, dejando atrás un desastre en todo el sentido. Pero ahora existe una oportunidad para que el continente construya su propia infraestructura tecnológica que al fin lo logre sacar de la oscuridad de la pobreza.

Aunque seamos sinceros, esta idea es más filosófica que tangible en la realidad actual, Hay una cantidad de limitaciones para la implementación de la Blockchain, incluso mayor que el número de sus problemas, y todo el mundo se ha dado cuenta.

África, como todas las regiones, presenta sus propios problemas en la adopción efectiva de estas tecnologías. Entonces mientras que el potencial abunda, debe haber un esfuerzo real para poder implementar las cadenas de bloques con éxito dentro del continente africano.

Una historia recurrente africana:


África fue hasta los años 50 y 60, un espacio principalmente colonizado. En su descolonización se dejó a los países en un estado deplorable, y desgarrados de sus territorios originales, puestos en organizaciones territoriales nuevas que hasta hoy en día han traído problemas de guerras civiles y de más.

Como tal, la banca, ha sido una gran problemática para la gran mayoría de las personas, ya que estas estructuras financieras se limitan sólo a las grandes ciudades, mientras que la mayoría de la población del continente africano sigue siendo rural. Sin embargo, para sobrevivir en el mundo globalizado, estos bancos son necesarios, especialmente para las personas que trabajan fuera de sus fronteras, y que tienen que enviar dinero a su familia, en la locura que hoy es África.

Más aún, gran parte de la corrupción y la mala gestión en el liderazgo, son gracias a un sistema débil, fácilmente corromperle y monopolizados. Los dictadores en la región son comunes, ya que hay mucho espacio para el control social centralizado, y todos sabemos que la dictadura es una distorsión de la mismísima democracia.

Como tal, el continente africano se ha echado atrás y ha vuelto a su pasado, tratando de sostener un sistema construido para explotar a su gente, y sin tener sus propias necesidades particulares en mente.

¿La Blockchain tiene espacio?:


A nivel filosófico, la tecnología Blockchain tiene en sus principios centrales la descentralización, así como la transparencia y el anonimato. Son los dos principios mencionados que realmente tiene mucha aplicación en África.

En primer lugar, al alejarse del aspecto financiero de las cosas, la tecnología de la cadena de bloques, apunta a eliminar los tercero de confianza, y sobre todo en continentes como el africano donde generalmente los terceros son instituciones corruptas e ineficientes.

Entonces, con la Blockchain, los procesos que pueden reemplazar también pueden hacerse más eficiente y menos propensos a la corrupción.

En cosas como las elecciones, son el ejemplo más evidente en donde los terceros de confianza no son dignos de fiar. Y en casos como la energía eléctrica y su infraestructura eléctrica, la tecnología puede mejorar su eficiencia increíblemente, tomando como ejemplo las experiencias en los países más desarrollados.

Andy Li, CEO y fundador de Eloncity, una compañía que busca tanto electricidad más ecológica en África como electricidad descentralizada controlada por las comunidades, explica cómo esta solución funciona mejor que la actual establecida en el continente.

“Quizás estoy un poco sesgado, pero diría que la energía sería un buen comienzo para probar la tecnología Blockchain en África. Falta la infraestructura y no hay mucha productividad modernizada. Muchas ciudades en ciertos países de África tienen energía limitada, lo que les impide innovar y crecer. Por lo tanto, la energía como una economía compartida parece ser un buen comienzo”.

Otro punto de vista sobre el mejor caso de uso de África para el uso de la Blockchain proviene de Lorien Gamaroff, CEO de Bankymoon, una firma de consultoría de Blockchain y criptomoneda en Sudáfrica, así como de Centbee, una compañía de pagos y remesas en criptomoneda. Como era de esperar, cree que los beneficios financieros de los pagos transfronterizos y las remesas en la criptomoneda son primordiales para África.

“El mejor uso para la Blockchain en África es como una moneda para remesas internacionales… Hay muchas fricciones cuando se trata de remesas transfronterizas y las criptomonedas permiten mecanismos de transferencia económicos y eficientes. Sigue existiendo el problema de la incertidumbre y el acceso regulatorios, por lo que dependerá de que las compañías desarrollen productos y garanticen a los reguladores el cumplimiento de las obligaciones locales de KYC (conoce a tu cliente) y AML (anti lavado de dinero y anti financiación terrorista)”.

Hay un gran problema que hay que solucionar, la implementación:


Tanto Li, como Gamaroff, están intentando implementa soluciones de Blockchain donde creen que se necesitan desesperadamente, pero ambos dan fe de una serie de dificultades para hacerlo, algunos del contexto cultural africano y algunos de un contexto más general inherentes a la Blockchain.

“Creo que el problema de desarrollo más desafiante sería la falta de infraestructura de Internet. La mayor parte de la conexión se realiza a través de satélites y el rendimiento es muy limitado. Esto significa que los nodos podrían tener problemas para permanecer sincronizados con la cadena de bloques, y que probablemente sería más caro explotar o ejecutar un nodo de forma independiente, en lugar de en los países desarrollados.

Otro reto sería el desarrollo en sí mismo. La programación de una cadena de bloques requiere conocimientos en criptografía y bases de datos, y existe una gran demanda de desarrolladores de cadenas de bloques en todo el mundo. ¿Por qué deberían ir a África? El ecosistema debe valer la pena, y eso crea un problema para el futuro del continente africano”.

Por su parte para Gamaroff, el problema de la implementación de la Blockchain va de la mano con la cultura de la región:

“La tecnología Blockchain existe en gran parte en una zona gris reguladora. Las empresas y las empresas son reacias a invertir tiempo y recursos en investigación y desarrollo porque sienten que los reguladores podrían castigarlos retroactivamente. Lo que se necesita es la garantía y los marcos proporcionados por los reguladores antes de que se pueda invertir el esfuerzo suficiente.

Además la mayoría de las Blockchain no son adecuadas para los casos de uso para los que se aplican. Esto se debe en gran parte a la cuestión de la escalabilidad, la ampliación de esta tecnología a muchos usuarios le ha sido difícil, esto debe abordarse antes de que las cadenas de bloques puedan obtener una utilidad a gran escala”.

¿África se encuentra tan atrás como parece?:


Está claro que el potencial está ahí, pero con eso hay una gran cantidad de problemas en la implementación, entonces, vemos que claramente todavía no ha despegado, pero lentamente está llevando al continente a una revolución tecnológica, pero tampoco está siendo dejado atrás ni abandonado.

“Hay una serie de empresas en toda África que están investigando la tecnología Blockchain. Todavía no hay implementaciones que estén en producción a gran escala, aparte de las iniciativas relacionadas con las criptomonedas. Muchas compañías que ofrecen servicios que aprovechan la tecnología Blockchain están operando fuera de las leyes de valores, moneda y materias primas existentes. Es solo una cuestión de tiempo antes de que los reguladores apliquen presión y esos modelos de negocios se muestren insostenibles. Si alguna cadena de bloques tiene que sobrevivir, será ante todo debido a la aplicación y adopción de una criptomoneda. Una vez que la moneda alcance una amplia adopción, otras aplicaciones serán posibles”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.