La gobernadora de la Junta de la Reserva Federal de los Estados Unidos todavía no le gusta la idea de las monedas digitales de propiedad de los bancos centrales, a pesar del hecho de que la reserva tiene todos los medios para emitir una, como ya lo hemos expresado anteriormente.

La conocida por la FED, dice que que no a las criptomonedas emitidas por los bancos centrales, o mejor conocidas como CBDC.

Ya ha pasado un año desde que el precio de Bitcoin explotó e introdujo las cripto divisas en la corriente principal de pensamiento del mundo, lo que empujó a muchos a creer que el futuro del dinero actual estaba a la vuelta de la esquina.

Con un número increíble alto de compañías que promueven los activos basados en la tecnología de redes de cadena de bloques, que surgen cada día, la idea no parece tan descabellada, pero a mediano y largo plazo.

Los medios de comunicación a largo plazo informaron que el 27 de diciembre de este año 2018, que Lael Brainard, gobernadora de la Junta de la Reserva Federal, habló en la Conferencia de Decodificación de Monedas Digitales en San Francisco, donde pronunció un discurso en el que criticaba las criptomonedas y su falta de transparencia.

Los bancos lavan 2,7 mil millones de $ todos los días, en cambio las cripto Exchanges 9 millones de $ en dos años.

Si bien en su discurso elogió a la tecnología Blockchain por ser una de las innovaciones tecnológicas más significativas de la década, se mostró escéptica sobre la utilidad de las criptomonedas.

Brainard, citando la alta volatilidad de los precios de las criptomonedas como Bitcoin, la gobernadora de la Junta de la Reserva Federal de los Estados Unidos dijo que “tales monedas no podrían usarse como un depósito de valor o una unidad de cuenta”.

También señaló que las criptomonedas eran extremadamente vulnerables a los ataques y al lavado de dinero, lo que dificultaba que una importante institución financiera se ocupara de la regulación y vigilancia de estos cripto activo.

La gobernadora de la Junta de la Reserva Federal de los Estados Unidos expresó su preocupación sobre cómo una moneda digital nacional de los Estados Unidos afectaría a los bancos minoristas, que otorgan préstamos al público, dijo que la Reserva Federal mantiene que “emitir las monedas digitales del banco central es generalmente y a largo plazo una mala idea”.

La infraestructura para los CBDC ya está dentro del gobierno de los Estados Unidos:


El tema de las monedas digitales del banco central obtuvo mucha influencia de los medios luego de que Christine Lagarde, la directora del Fondo Monetario Internacional, apoyara la idea de los CBDC en el Festival de Fintech de Singapur en noviembre.

Lagarde destacó algunos de los beneficios que traerían las criptomonedas nacionales y dijo que podrían resolver los problemas de inclusión financiera y privacidad, así como la seguridad y la protección del consumidor.

Incluso Kevin Warsh, ex gobernador de la Reserva Federal de los Estados Unidos, quien se encontraba entre los candidatos para convertirse en el nuevo presidente de la Reserva, para otro periodo, estaba a favor de la idea de una criptomoneda emitida por la FED.

A principios de este año 2018, Warsh le dijo a los medios de comunicación internacional que habría asignado recursos para explorar una moneda nacional.

El ex alto funcionario dijo que consideraría FedCoin como un gran rival para el Bitcoin.

Según los medios de comunicación internacional que estuvieron presentes, el “Fedcoin” basado en la tecnología Blockchain tenía el potencial de mejorar la transparencia y la eficiencia del dólar estadounidense y podría haber dado a la Reserva Federal acceso a herramientas financieras no convencionales, como tasas de interés negativas.

Aleksander Berentsen y Fabian Schar, investigadores de la Fed de St. Louis, estudiaron la idea más en profundidad.

En el mes de febrero de 2018, concluyeron que cualquier banco central podía “fácilmente” crear su propia moneda digital.

Bernsten y Shar argumentaron que, dado que las características clave de las criptomonedas son señales de alerta para los bancos centrales, y en consecuencia, no se emitirían en una red “sin permiso”. Estas monedas digitales serían efectivamente dinero electrónico administrado centralmente.

Sin embargo, los investigadores señalaron que la idea sería difícil de poner en práctica, y que sea efectivamente aplicable, al menos de buena manera, vemos el ejemplo del Petro venezolano de una criptomoneda central administrada de mala manera:

“La criptografía es todavía una tecnología muy joven y existen grandes riesgos operativos. En general, creemos que la solicitud de un Fedcoin o cualquier otra criptomoneda del banco central es algo ingenua, en la realidad. Pero no será así por siempre “.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.