La fecha trágica para muchos, 15 de septiembre de 2008 llevó al mundo financiero a su era post industrial a un hito de 10 años en el pasado. Lehman Brothers Holding Inc. fue cerrado oficialmente ese día, y da comienzo a la crisis financiera de los Estados Unidos que luego tal como haría un efecto dominó, impactaría en todo el mundo meses después, sacudiendo. El evento económico ocurrió solo 110 días antes de una revolución, que dicho evento ayudó a engendrar, pues si, el Bitcoin nació en época de crisis.

Un filosofo y economista poco conocido Ludwing von Mises, trató de advertir con los años sobre los peligros de permitir que los políticos emitan y dirijan el dinero de la nación completa.

Von Mises advirtió esta revolución 50 años antes:


Los bancos de inversión capturaron con éxito todos los favores y regulaciones a su favor, ambos sectores se aprovecharon de la necesidad de vivienda de la clase media y hasta la clase baja de los Estados Unidos, y juntos y de la mano crearon un riesgo mortal, dando lugar a lo que se conoce como una mala inversión, como predijo el economista irritable y marginado de mediados del siglo XX Ludwing von Mises.

Ludwing von Mises

“Esto es lo que sucede cuando el gobierno y sólo el controla nuestro dinero”.

El fenómeno económico pudo haber ayudado con toda seguridad a apresurar la llegada a la vida del White Paper de Satoshi Nakamoto, ya que a principios de enero del año siguiente la red de Blockchain de Bitcoin extrajo su primer bloque. Mientras que el fenómeno de las criptomonedas se fundó en oposición directa a los sistemas financieros tradicionales de Wall Street, vaya diferencia hay hoy en día con esa realidad, 10 años después el Bitcoin tratando de entrar por la puerta o por la ventana a Wall Street de la ciudad de Nueva York.

Casi todos los discursos felices en los que la comunidad se involucra en la actualidad se pueden clasificar como adoración a favor de Wall Street; los entusiastas de la criptografía trabajan para ser absorbidos por los predecesores del sistema que alguna vez despreciaron, por jugar con el dinero de la humanidad.

 

El olor a dinero está llamando a BTC:


Para reforzar más aun los puntos que hemos expuesto, dimos con una cita del economista, Mises argumenta 50 años de que se escribiera la historia y es considerado un sabio por la misma.

“Sin importar las condiciones, es cierto que ninguna manipulación de los bancos puede proporcionarle al sistema económico con bienes de capital. Lo que se necesita para una expansión solida de la producción es capital adicional, no dinero, ni medios fiduciarios. El auge económico de Estados Unidos se basa en arena y sal de las toneladas de papel de “confianza” en billetes y depósitos. Sin duda unas bases tan débiles colapsarán tarde o temprano”.

Lehman Brothers Holding Inc., para ser justos, era más que un síntoma muy general, que la verdadera causa del colapso económico mundial. Lehman Weekend, como se le conoce hoy en día, “el fin de semana de Lehman” fue la mayor bancarrota en la historia de los Estados Unidos, testimonio de la influencia de una única institución en el ámbito político y financiero. La década de los años 2000 fue la culminación de la agitación de años y años en los cuales los progresistas estadounidense para que todos pudieran tener una o dos casas, un hogar, una propiedad y todo se podía pagar con la hipoteca de la anterior, simplemente una burbuja que no se podía mantener de por vida.

Una idea muy romántica y atractiva, asegurada y respaldada por la aprobación del gobierno estadounidense. Ayuda a explicar el por que, en realidad, los bancos finalmente les prestaron dinero a personas que simplemente no lo podían pagar. Como una cuestión lógica básica, uno debe otorgarle al negocio de la banca de reserva fraccionaria moderna, aquella que otorgan prestamos, vender dinero y luego aprovechar las diferencia en las tasas de interés, un modelo clásico.

Que cualquiera de estos prestamos, no importa si es una porción considerable o incluso una mayoría, seria malo o como se conoce en el mundo financiero “subprime”, por debajo del estándar, que los solicitantes no tengan ningún tipo de garantía de respaldo. Alguien debe indicar la voluntad de cubrir los marcadores en caso de se los llame a pagar. Ese alguien en el caso del año 2008 y 2009 era el gobierno de los Estados Unidos, a través de una variedad de seguros exóticos y programas de políticas de incentivos a los americanos a endeudarse para adquirir sus múltiples propiedades.

 

Lecciones que no recuerdan los que quieren a Bitcoin parte de ese sistema que vive de jugar con las riquezas como si fueran apuestas:


Como von Mises advirtió hace muchos años, todo comienza realmente genial, ayudando a los primeros en llegar a alcanzar favoritismo del gobierno, entonces se crea aquellos que agarran el lucro sucio desde el inicio, porque tienen el poder.

“El resultado final de la expansión crediticia es el empobrecimiento general” Expresó en el capitulo 20 de su libro “Acción Humana”.

“Algunas personas pueden haber aumentado su riqueza, ellos no dejaron que su razonamiento fuera oscurecido por la histeria colectiva, y aprovecharon las oportunidades que ofrecía la movilidad del inversor individual. Otros individuos y grupos pueden haber sido fuertemente favorecidos, por el simple desfase entre el aumento de los precios de los productos que venden y aquel precio de quien lo compra. Pero la inmensa mayoría debe pagar la factura por las malas inversiones y el consumo excesivo de todos estos episodios de auge corrompidos por el mismo sistema de favoritismo que impulsa el gobierno”.

Todo comenzó con “El problema de raíz es la moneda convencional”, una publicación firmada como Satoshi Nakamoto apareció a principios de febrero de 2009, haciendo eco a las afirmaciones sonantes de antaño con las palabras de Mises, “todo lo que se requiere es confianza para que funcione”.

Se debe confiar en que el banco central no degrade o devalúe la moneda, pero el historial de las monedas fiduciarias está llena de violaciones de esa confianza, como Venezuela más recientemente. Se debe tener una confianza ciega en los bancos para retener nuestro dinero y transferirlo electrónicamente, pero lo prestan en oleadas de burbujas de crédito con apenas una fracción de esas reservas verdaderamente en sus bóvedas, tenemos que confiar a ellos también nuestra privacidad, que no permitan que los ladrones de identidad vacíen las cuentas, sus costos generales masivos hacen que los micro pagos sean imposibles o al menos no con la rapidez que necesitamos y que las criptomonedas si nos pueden brindar.

Los gobiernos simplemente han inflado su poder, creando potencialmente otra caída iniciada por políticos cobardes. Pero hay que dejar claro que no ayuda a la causa, cuando los entusiastas también han perdido la memoria, perdiendo toda filosofía que se pudo haber pensado en estos casi 10 años, eligiendo acurrucarse en Wall Street y en muchos otros sistemas financieros mundiales.

“Desarrollé un nuevo sistema de dinero electrónico P2P de código abierto llamado Bitcoin. Está completamente descentralizado, sin un servidor central ni partes confiables, porque todo se basa en la prueba criptográfica en lugar de en la confianza. Pruébalo” Nos dijo Satoshi Nakamoto hace casi 10 años.

Hoy este párrafo pude ser una llamada para prender todas las alarmas, ¿estamos perdiendo al Bitcoin, como lo conocíamos y tanto nos llamó la atención? Y en manos de aquellos que apuestan con las riquezas, tal como en 2008.

¿Cuáles son las lecciones, si las hay, que cree que se pueden aprender del escándalo de Lehman? Háganos saber sus puntos de vistas en los comentarios.